Opinión

Sustanciales diferencias

Opinión

Sustanciales diferencias

Viviendo tan cerca existen sustanciales diferencias. Se trata de la distancia que existe entre la política portuguesa y la española. Sobre todo en esta época del covid-19 está quedando muy patente.

Recuerdo una anécdota muy significativa. Hubo un momento en el que el líder de la extrema izquierda (Bloco de Esquerdas), Miguel Portas era hermano del líder de la derecha del CDS-PP (Paulo Portas). Me encontré una vez con Miguel Portas y le pregunté cómo lo llevaban. Me respondió con una sonrisa y me dijo: “Todos los domingos comemos con nuestra madre en total armonía y cariño. Puede venir un día y lo comprueba”. Así de claro. Y cuando murió Miguel el otro estaba totalmente consternado recibiendo el duelo.

El jefe de la oposición el conservador Ruí Rio, del PSD, afirmó en el Parlamento: “Señor primer ministro, cuente con nuestra colaboración. Todo lo que nosotros podamos, ayudaremos. Le deseo coraje, nervios de acero y mucha suerte. Porque su suerte es nuestra suerte”. Algo muy diferente está ocurriendo en España, donde los principales partidos de la oposición centran sus energías a un lado y otro en esta crisis de la pandemia incluso hablando y discutiendo de otros temas llegando a todo el mundo. Por ejemplo el Financial Times poniendo de manifiesto la diferencia de España con el resto de los países sobre todo en la lucha contra el coronavirus y la rivalidad política. Ruí Rio envió una carta a sus militantes en la que alerta de que atacar al Gobierno del socialista Antonio Costa en estos momentos “no es patriótico” y llama a la unión del país. “En mi opinión, esa no es, en este momento, una postura éticamente correcta. Y no es, además, una posición patriótica”.

Portugal vadea la epidemia del coronavirus con cifras diferentes a las españolas. El líder de la oposición le ha tendido la mano gratis, sin contrapartidas. La sintonía en el Parlamento entre los dos se ha visto reflejada y premiada en un sondeo. Solo el presidente del país, Marcelo Rebelo de Sousa, les supera.

Rio se ha lanzado a dirigir esta carta a los militantes: “Como líder de la oposición he tenido, por eso, una actitud de cooperación con el presidente de la República y con el Gobierno de Portugal, procurando ayudar a resolver de la mejor manera posible el grave problema que nos atormenta como pueblo y como nación”.

Rio, economista de profesión, se preocupa por la crisis económica que estamos pasando el mundo entero y volvió a sorprender al decir: “Si la banca presenta ganancias abultadas en 2020 y 2021 será una vergüenza y una ingratitud para los portugueses”. Y les recomendó que tuviesen beneficios cero en esos ejercicios. Ni el Partido Comunista (PC) ni el Bloco de Esquerda se habían atrevido a tanto, menos aún el Gobierno socialista.

Hay diferencia de matices que nunca ponen en peligro la estabilidad gubernamental ni provocan polémicas públicas. 

Esta es la verdadera cuestión a tener en cuenta sobre todo en épocas de crisis. La profunda crisis que estamos viviendo, y que continúa, requiere altura de miras y la colaboración de todos. Sólo yendo al unísono el mundo podrá salir adelante.

Pero lamentablemente estamos viendo como cada vez se agrietan más las divisiones de bloques de un lado y otro y el ejemplo de América es contundente. Se ha introducido en la pandemia la ideología política de unos y otros y el pueblo latinoamericano en diversos lugares está pasándolo muy mal. Se está instalando el hambre en gran parte de la zona y la solución tarda en llegar. Este es el verdadero problema.