Opinión

El zahorí pesimista

Opinión

El zahorí pesimista

Sostiene un zahorí electoral de gran predicamento para Fraga que la reelección de Alberto Núñez Feijóo por primera vez desde que es presidente de la Xunta no está clara, en el probable caso de que decida presentarse porque el calendario avanza y no hay sustituto calentando para saltar al campo. Atribuye la desazón en la filas populares a la pérdida de cariño en el rural, el granero que ha alimentado tres mayorías absolutas consecutivas desde que Feijóo tumbó contra los análisis y las encuestas al Gobierno bipartito de Touriño y Quintana.

Pero como cada proceso electoral responde a inquietudes distintas, como se aprecia en la Pontevedra que celebra la puesta de largo en el Casino y corridas de toros cada temporada mientras sigue entregando sin dudar la gestión al nacionalista Miguel Anxo Fernández Lores, los que escucharon el análisis de la situación se decantaron por poner sordina al lamento sobre los apuros electorales de Feijóo, y más cuando el que lo emite es parte interesada y están recientes los resultados de las generales y municipales. 

Gonzalo Caballero, secretario general del PSdeG y candidato a la Xunta, pidió a Feijóo que aclare el calendario electoral nada más tomar posesión de su escaño en la Cámara gallega, posición que le dará una visibilidad mediática difícil de conseguir fuera de O Hórreo por larga que sea la pateada por Galicia. Gonzalo Caballero ha decidido que no puede retrasar más el cuerpo a cuerpo dialéctico con Feijóo. Insiste desde hace tiempo que percibe señales indiscutibles de un cambio de ciclo y que el Parlamento ya no refleja el sentimiento de la calle. El PSOE y el BNG llevan meses engrasando la maquinaria, pero está por ver la imagen que refleja el espejo roto de En Marea cuando se cierren los colegios y comience el recuento. 

El papel de Caballero es desbordar optimismo y hay detalles que lo reafirman en su diagnóstico y en la preocupación del zahorí de Fraga. La Junta Electoral Provincial y la de Zona acaban de archivar una denuncia del PP por  publicidad electoral al comparecer Caballero en una rueda de prensa en la sede de su partido delante de un cartel en el que se podía leer 'Vota PSdeG-PSOE'. Sucedió después de las municipales, pero a meses de las autonómicas.  

Comentarios