El poder de la palabra que da forma al pensamiento

La palabra es la forma que tiene el ser humano de expresar y dar sentido a sus pensamientos y sentimientos y, además, está demostrado científicamente que el lenguaje afecta a la forma en que pensamos, pues moldean el contenido de nuestras ideas más abstractas.

El poder de la palabra que da forma al pensamiento

Su fuerza es inmensa, tanto que no necesitamos usar demasiadas para sacarle una sonrisa a una persona, llenarla de dicha o herirla profundamente, pues con demasiada frecuencia las palabras que los humanos sueltan por su boca van llenas de ira y resentimiento.

Todos conocemos esta faceta de la palabra, pues todo tenemos ese amigo tóxico y manipulador que puede hacer que hagamos cosas que en realidad no queremos. A todos alguna vez nos han lanzado dardos envenenados en forma de palabras que nos hieren en los más profundo de nuestro corazón. Palabras que no se olvidan, incluso aunque se lleguen a perdonar, pues se quedan grabadas a fuego en nuestra memoria sin ni siquiera quererlo.

La palabra es, en definitiva, la forma más usada por los humanos para comunicarse. Además, tiene el poder de producir un intercambio que deja huella, ya sea para bien, alegrándote el día, o para mal, arruinándolo completamente.
 
Palabras de amor

Pero afortunadamente el poder de la palabra no solo se vuelve grande y poderoso cuando pretende herir, sino que sirve para describir los más bellos sentimientos y sirve para transmitir el placer, la bondad, el amor o el agradecimiento, dando lugar a un lenguaje sumamente bello que utilizamos para hablar de aquello que nos agrada: la amistad, la belleza, la solidaridad o las maravillas que la naturaleza nos brindan.

Recordamos cuando fuimos adolescentes y experimentamos aquel enamoramiento por primera vez, cuando sentíamos las mágicas mariposas en el estómago durante la edad de la inocencia y el descubrimiento, cuando utilizábamos a menudo frases de amor para enamorar a mi novia o a mi novio y así expresar esos sentimientos que apenas sabíamos cómo identificar, pero que sentíamos como profundos y sinceros y que serán, probablemente, los más intensos de toda nuestra vida, los que nos llenaban de la máxima alegría, si es correspondido, o de la mayor de las tristezas, en caso contrario.

Para estos chicos y chicas de ahora es muy importante tener sitios webs que les sirvan como recursos textuales en los que poder encontrar las frases de amor para enamorar a mi novia o a mi novio o frases para recuperar a mi ex, porque están viviendo una etapa de emociones muy intensas que a menudo no saben cómo verbalizar.

En la web encuentran sus mejores aliados para este tipo de frases y solo tiene que escribir: frases de amor para enamorar a mi novia o a mi novio o frases para recuperar a mi ex y en seguida les saldrán cientos de búsquedas relacionadas, pues como decíamos al principio, es tal la importancia de nuestras palabras que le dedicamos una gran parte de nuestras vidas físicas y virtuales.

La responsabilidad de que disfrutemos o no del poder de la palabra es nuestra, así como el saber utilizarla para crear, compartir, construir, acariciar o abrazar sin tocarse o por el contrario para atacar, agredir o destruir. La decisión es únicamente nuestra.

Aquellos que las utilizan para bien no tardarán en encontrar el verdadero amor, ese con el que deciden compartir el resto de sus días y se prepararán para dar el Sí, quiero. Una vez más será la palabra la que selle este vínculo de promesas de amor eterno, fidelidad y complicidad, en la salud y en la enfermedad, en la riqueza y en la pobreza… incluso en los preparativos contarán con la palabra escrita para hacer llegar a sus seres queridos, aquellos con los que quieren compartir el día más importante de sus vidas, invitaciones de boda originales, divertidas o más tradicionales, según sean los gustos de la pareja y su personalidad.

Y es que solo los buenos corazones son capaces de encontrar un compañero de vida y llegar a ser felices juntos. Desgraciadamente, el mundo está lleno de parejas que se unen y no llegan a conocer esa felicidad, incluso que viven un auténtico tormento, porque utilizan las palabras para dañar en lugar de para construir un futuro juntos.

Pensamientos positivos y frases para reflexionar

Los pensamientos positivos siempre van rodeados de buenas palabras, pues no tienen otro modo de ser y existir. Las personas que desprenden rencor hacia los demás, aquellas llenas de ira, no pueden materializar pensamientos positivos y por tanto no pueden ser felices, pues esa insatisfacción y esos sentimientos negativos se vuelven en su contra, ya que nacen de los más profundo de sus ser y nos les dejan seguir adelante, crecer y avanzar.

Saber perdonar a los demás y saber perdonarse así mismo es la única manera de hacer desaparecer la desazón que a veces nos invade, sentimientos negativos que nos atormentan, nos hunden en la miseria o nos llenan de esa energía fatal que nos consume. La vida es demasiado corta como para vivir en ese estado, desaprovechando cada día que amanece para darnos una nueva oportunidad de ser felices.

Las frases para reflexionar, en cambio, nos hacen darnos cuenta en muchas ocasiones de aquellas acciones en las que estamos errando, o aquellos fallos que forman parte del pasado, dándonos la oportunidad de analizarlos en profundidad para no volver a cometerlos. Las frases para reflexionar nos ayudan a crecer como personas mediante un viaje interior que nos lleva a un mejor autoconocimiento.

Reflexionar no es otra cosa que mirarse a sí mismo… sin echar culpas a nadie o circunstancias externas,  reflexionar es mirar tu vida pasada e imaginar tu futuro. Reflexionar es la actividad que convierte las experiencias en sabiduría, enfocando aquello que buscas y visualizando el camino para llegar hasta tu destino.

La reflexión es un momento de calma, de soledad, una soledad que es necesaria, que se elige y se busca para detenerse a pensar qué rumbo hemos tomado y sí realmente es el que sentimos y el que queremos continuar.

Como hemos visto en este artículo, el poder de la palabra es muy fuerte, pero lo es tanto en un sentido positivo como negativo, y en dependencia del uso que le demos haremos florecer unos sentimientos u otros, pero no solo para los demás, sino que cada palabra mala que vertimos hacia los demás se vuelve en nuestra contra, pues no hace más que generar malos pensamientos y sentimientos que nacen de nuestro interior y nos invaden, consumiéndonos.