VALDEORRAS

Las cooperativas de O Barco y de Larouco rompen su contrato

La barquense acogerá a todos los socios que deseen venderle sus uvas.

La bodega barquense Jesús Nazareno tiene todo a punto para comenzar la vendimia.
La bodega barquense Jesús Nazareno tiene todo a punto para comenzar la vendimia.
Las cooperativas de O Barco y de Larouco rompen su contrato
Las bodegas cooperativas Jesús Nazareno (370 socios) y Santa María de los Remedios (270) -de O Barco y Larouco, respectivamente- rompieron el contrato firmado en 2014. Lo anunció ayer el presidente de la sociedad barquense, Manuel Fernández Pérez, quien añadió que 35 socios de Larouco ya se incorporaron a la entidad de O Barco.

Manuel Fernández explicó que la aportación de uvas de Larouco a la bodega Jesús Nazareno, en cada uno de los dos años que estuvo vigente el acuerdo, no superó los 208.000 kilos. Otro factor que tomó en consideración aludió a las variedades entregadas: alicante y jerez, las más comunes. "No llevan las uvas a la cooperativa. ¿Para qué vamos a pagar un alquiler de 2.500 euros por mes? Querían pagar la deuda de la bodega con la renta", dijo.

Hace casi medio año, los socios de la bodega cooperativa de Larouco acordaron ponerla en venta. El presidente de la bodega Jesús Nazareno lamentó esta decisión. "Es una pena y creo que les va a pesar. Les dije que ellos son los que tenían que luchar por ella", comentó.

En todo caso, la bodega cooperativa de O Barco sigue abierta a aquellos socios de Santa María de los Remedios, al igual que a cualquier otro viticultor valdeorrés que no esté en su relación de socios y que desee venderle sus uvas. La embotelladora barquense inicia hoy la campaña con la entrada de uvas de godello y mencía. La finalizará el 4 de octubre, con los últimos racimos de jerez y alicante.

"Vamos a comprar la uva a todo aquel que quiera venderla. Sin límite", dijo el presidente de Jesús Nazareno. Las previsiones de la bodega estiman en menos de 1,3 millones de kilos la cosecha de este año, un volumen sensiblemente inferior a los 2 o 2,2 de otros años. El mildiu y el granizo se llevaron la diferencia, dejando a su paso viñas que quedarán sin vendimiar.