VALDEORRAS

La edad de inicio al consumo de alcohol baja a los 14 años

Trescientas personas acudieron a Beda, entidad con la que colabora el Concello de O Barco

Dependencias del programa BEDA, en el Bierzo.
Dependencias del programa BEDA, en el Bierzo.
La edad de inicio al consumo de alcohol baja a los 14 años

La edad media del inicio en el consumo de alcohol es de 14,07 años, por debajo de los 15,04 de 2016, según los datos contemplados en la memoria de 2018 del Centro de Tratamiento del Alcoholismo BEDA. El año pasado, fueron atendidas 300 personas en sus instalaciones, incluídas las que envía el Concello de O Barco de Valdeorras.

El presupuesto municipal asigna una partida de 3.000 euros a BEDA, según apuntó el concejal de Servizos Sociais, Orlando Saavedra Cantillana. "Seguimos enviando a todos aquellos pacientes que deciden ir. Es una entidad que lleva trabajando muchos años, a la que dedicamos la misma partida que el año pasado", explicó.

Si la edad media de inicio en el consumo de alcohol descendió un año entre 2016 y 2018, esta iniciación fue aún más temprana entre las mujeres, pues paso de 19 a 14,24 años, según el informe. Los primeros problemas de dependencia aparecen con los 30 cumplidos, dato que es similar en hombres y mujeres.

En todo caso, por cada mujer que acude a este programa de tratamiento del alcoholismo, lo hacen tres hombres. Siendo la edad mínima de incorporarse 23 años, en tanto que la máxima alcanza los 73. La media de los anotados se sitúa en 44,39 años.

La mayor parte de quienes se inscriben en BEDA tienen algún trabajo. Este grupo alcanza el 30,5% del total, superando ligeramente al formado por aquellos que están en situación de desempleo: el 28,8 %. El resto de los pacientes está formado por amas de casa, jubilados, personas con alguna incapacidad o que se encuentran en baja médica.

El consumo diario de bebidas alcohólicas es determinante a la hora de anotarse en el programa de tratamiento en la mayoría de los casos: el 64,4 %. No obstante, son cada vez más las personas que  acuden al observar una dependencia de un consumo compulsivo de estas bebidas. Son aquellos que ingieren una gran cantidad de alcohol en muy poco tiempo y suponen el 35,6 % restante.

En muchos casos, la dependencia del alcohol va acompañada del consumo de otras drogas. En este aspecto, una amplia mayoría, el 71,2 %, tambien es fumadora. Además, estan aquellos que recurren a otras sustancias estupefacientes: el 16,9 %.