O BARCO

La entidad Asfaval busca financiación para evitar quedarse sin transporte

Las dos furgonetas que usa para recoger a los usuarios del centro solo pueden transportarlos otros dos años.

La entidad Asfaval busca financiación para evitar quedarse sin transporte

El transporte de los usuarios de los servicios de la Asociación de Familiares de Discapacitados Psíquicos de Valdeorras (Asfaval) ocupa buena parte de las preocupaciones de la directiva que preside Amelia Blanco Delgado, que inició las gestiones para conseguir una furgoneta. Actualmente, el colectivo utiliza tres furgones, una de ellas alquilada, para acercar a los alumnos hasta el centro barquense y también para transportar el aceite usado que recogen.

Las dos furgonetas que pertenecen a Asfaval tienen ocho años de antigüedad, por lo que solo podrán seguir siendo utilizadas para el transporte de viajeros durante otros dos, debido a la normativa vigente. Lo explicó la presidenta, quien ya inició los contactos para conseguir otro vehículo.

Los viajes del transporte de los usuarios no son los únicos que realiza la asociación. También debe recoger el aceite usado de los establecimientos públicos colaboradores. Son casi 8.000 litros anuales los que recogen los usuarios del centro ocupación, que posteriormente son vendidos a una empresa de reciclaje, según explicó Amelia Blanco. Destacó que el principal objetivo que persigue la asociación con esta iniciativa es el de integrar a los usuarios de los servicios que ofrece el colectivo.

La presidenta de Asfaval tiene depositadas sus esperanzas en el programa inversor Agader, que promueve la Consellería do Medio Rural con los Fondos Europeos. Las características rurales del ámbito de actuación de la asociación, que abarca todo el oriente ourensano, llevaron a la actual directiva a acudir al GDR (grupo de desarrollo rural) Valdeorras. Las grandes distancias que deben recorrer los coches y los gastos que conllevan son una importante carga económica. En todo caso, para renovar la flota, Asfaval presentó tres propuestas alternativas al citado programa, con diferentes opciones en función del precio del vehículo. Además, la directiva inició contactos con otras entidades.



La demanda

En estos momentos, son 14 las personas que acuden al centro ocupacional. A su vez, la residencia atiende a 7 residentes, siendo otros cinco los inscritos en el centro de día.

Mantener todos estos servicios supone una carga considerable para una entidad que aún no terminó de pagar la deuda adquirida con la construcción de una residencia que supuso una inversión de 1,1 millones de euros y cuyas obras finalizaron hace aproximadamente un lustro. Actualmente, las arcas del colectivo aún deben afrontar el pago de 10.000 euros.