PROVINCIA

Manzaneda proyecta reducir los incendios creando empleo

Acoge una experiencia piloto del programa Batefogo, que busca la complicidad de los vecinos

Un momento del acto de presentación, en la Casa Consistorial de Manzaneda.
Un momento del acto de presentación, en la Casa Consistorial de Manzaneda.
Manzaneda proyecta reducir los incendios creando empleo

Los vecinos de Manzaneda tuvieron ayer su primer contacto con el proyecto Batefogo, diseñado para prevenir los incendios forestales. Uno de sus promotores, el licenciado en Ciencias Ambientales Miguel Pardellas Santiago, se desplazó hasta el Concello para presentar un trabajo que considera compatible la generación de empleo con la protección del territorio. Esta explicación la dio antes de iniciar el acto de presentación, en la Casa Consistorial.

Miguel Pardellas no está solo en la realización de un proyecto que apostó por Manzaneda como territorio idóneo para ubicar su experiencia piloto. Con él participan tres cooperativas: Feitoría Verde, MaOs Innovación Social y Encomún Proxectos. Todos ellos, trabajando en coordinación con las universidades de Santiago, Vigo y Lugo.

La opinión de los vecinos es fundamental en el desarrollo de Batefogo, pero también el trabajo de recopilación de información, una tarea en la que los promotores se implicaron hace meses. Tomando como base los primeros resultados, Miguel Pardellas explicó que en Manzaneda detectaron dos tipos muy distintos de incendios: uno de ellos es el que afecta a las proximidades de las zonas más pobladas. De dimensiones reducidas, en muchos ocasiones es consecuencia de quemas agrícolas. La segunda tipología habla de un fuego forestal de grandes dimensiones que, con frecuencia, procede de O Invernadeiro (Vilariño de Conso). Aquí, las causas son más difíciles de identificar. En todo caso, los investigadores son rotundos al afirmar que en un 90 % de los casos son provocados.

El proyecto Batefogo parte de la base de que los incendios forestales van ligados al aprovechamiento del monte, por lo que plantea fórmulas para poner en valor el monte. "Hai que compatibilizar o traballo sustentable co aproveitamento dos recursos. Se pode xerar emprego e protexer o territorio", explicó el coordinador.

Su tesis está avalada por experiencias desarrolladas en otras zonas de Galicia, España y Europa, las cuales pueden servir de ejemplo a los vecinos de Manzaneda. Entre ellas están las prácticas agrícolas, la silvicultura sostenible, el pastoreo o los aprovechamientos turístico y patrimonial.

"A solución está en repensar que queremos facer co noso rural", explicó Miguel Pardellas. Argumentó que, hasta ahora, la lucha contra los incendios se centró en los campos de la extinción y la vigilancia. Ambos son necesarios, si bien, inmediatamente incidió en la necesidad de "poñer máis o acento na prevención e o traballo coa veciñanza".

La elección del Concello de Manzaneda para desarrollar esta experiencia piloto tiene que mucho que ver con el alcalde de Manzaneda, David Rodríguez Estévez. El regidor, además de animar a los vecinos a implicarse en una iniciativa que busca erradicar el grave problema de los incendios forestales, mostró su apoyo "a todo o que sexa evitar lumes". En marzo, se verán los primeros frutos, en una nueva reunión que los promotores mantendrán con la población.