VALDEORRAS

La piscina de Sobradelo abre con una depuradora natural

Plantas filtrantes sanearán el agua tomada del río Sil, que discurre a escasos metros del recinto

 

La alcaldesa de Carballeda, María del Carmen González, en las piscinas públicas de Sobradelo.
La alcaldesa de Carballeda, María del Carmen González, en las piscinas públicas de Sobradelo.
La piscina de Sobradelo abre con una depuradora natural

Los vecinos de Sobradelo (Carballeda de Valdeorras) podrán disfrutar, este año gratis, de las piscinas públicas, desde hoy. Lo anunció la alcaldesa, María del Carmen González Quintela, en  un recorrido por el recinto. La obra, que tendrá un coste total de 958.518 euros, aún no está finalizada, pero sí remataron los trabajos de la zona de baños, lo que permitirá iniciar la campaña estival.

El diseño de la piscina es obra de la directora de la Escola Galega de Pisaxe, Isabel Aguirre, y las obras, que financia íntegramente el Concello, están siendo desarrolladas por la empresa Tragsa.

Los usuarios encontrarán una zona de baños un tanto diferente de lo habitual. En las piscinas de Sobradelo, el agua es bombeada desde el cauce del Sil, que discurre a escasos metros de un recinto en el que la maquinaria de depuración fue sustituida por plantas filtrantes macrófitas. Esta iniciativa evita recurrir a sustancias químicas para sanear el líquido.

La constructora utilizó cantos rodados, pizarra y granito en la construcción, con lo que permite ofrecer una imagen adaptada al entorno y diferente a la de instalaciones similares. El verde de la hierba fue sustituido por arena, tal y como refleja un proyecto que pretende eliminar los daños que periódicamente sufría el recinto, a causa del desbordamiento del Sil. A partir de ahora, cuando se produzcan, únicamente arrastrarán los áridos, que serán sustituidos el verano siguiente.

Otro detalle interesante es la ausencia de las escalerillas metálicas que permiten acceder a los vasos. En su lugar fueron construidos escalones de granito, buscando facilitar el acceso a un espacio dotado con las mismas dimensiones de la anterior piscina olímpica y con una profundidad de 1,60 metros.

La zona superior del recinto, donde estarán los vestuarios, la cafetería, los aseos y el solario, también tendrá un jacuzzi y dos pequeños vasos que serán llenados con agua salada, lo que reducirá los costes de mantenimiento. Esta segunda fase de la obra estará lista antes del mes de noviembre.