PROVINCIA

La pizarra activa un proyecto para revegetar escombreras en Valdeorras

El Clúster distribuye a sus miembros un estudio para recuperar el paisaje y fomentar la biodiversidad

Irosa revegeta una ladera en bancales con los residuos de la cantera "Juanita".
Irosa revegeta una ladera en bancales con los residuos de la cantera "Juanita".
La pizarra activa un proyecto para revegetar escombreras en Valdeorras

La minimización del impacto de la actividad pizarrera en Valdeorras por medio de la revegetación es el objetivo del trabajo que el Clúster da Pizarra comenzó a repartir entre sus asociados y las distintas administraciones. Denominado "Estudio sobre la estabilización y la rehabilitación ambiental de taludes en la comarca de Valdeorras", el documento pretende "lograr la estabilización de taludes y la rehabilitación ambiental de los espacios degradados".

El citado estudio es fruto de la colaboración del Clúster da Pizarra, la Consellería de Economía, Emprego e Industria y Calfensa, que en esta ocasión contaron con la colaboración de la Escola de Enxeñería de Minas e Enerxía, de la Universidade de Vigo.

No es el primer trabajo orientado a la revegetación de escombreras que elabora el sector. Los resultados de alguno realizado anteriormente ya los pueden observar quienes circulan por la carretera OU-122, entre Sobradelo y Casaio. En un recodo de esta infraestructura están ubicados los bancales de vegetación que recubren los residuos de la cantera "Juanita", de la empresa Irosa.

El último, elaborado para la estabilización y rehabilitación ambiental de los taludes, fue realizado en base a las cartografías, la documentación -topográfica y climática, entre otras-, junto con los ensayos de campo que Calfensa desarrolla en los espacios degradados desde 1991.

"Con la revegetación de los taludes se pretende lograr el control de la erosión, la estabilización y la integración ecológica y paisajística de los mismos", dice este estudio, que  fija entre sus objetivos la reutilización de los suelos orgánicos y materiales finos procedentes de las canteras de pizarra, crear la cubierta vegetal para controlar la erosión, regular la calidad del agua y favorecer la formación del suelo, recuperar el paisaje, fomentar la biodiversidad, y recuperar la fauna.

Para la implantación de la vegetación, los redactores del trabajo recomiendan varias técnicas, desde la "siembra a voleo o en surcos, hasta la plantación, o técnicas más sofisticadas como la hidrosiembra". Esta última limita rápidamente la erosión y facilita el crecimiento de las especies autóctonas en espacios de difícil acceso.

Creación de suelos artificiales

La compañía Hifas da Terra coordina el programa Micotecnosoles II, que en las próximas semanas iniciará la creación de suelos artificiales en varias escombreras de pizarra. Incluido en el programa Conecta Peme 2016, está avalado por la Agencia Galega de Innovación (GAIN) y cofinanciado por el Fondo Europeo de Desarrollo Rural, con un presupuesto de 885.376 euros.

Hifas da Terra destinará aproximadamente 500 plantas y suelos tecnológicos con hongos "micotecnosoles" a la primera parcela.  Para esta  intervención, seleccionó varias especies de plantas micorrizadas, todas ellas adecuadas a la zona, en función de las parcelas y del clima. A diferencia de las intervenciones que la empresa desarrolló en A Gudiña y Touro, que también están en el proyecto Micotecnosoles (2014-2015), la actuación de Valdeorras se acometrá a principios de año. Con ello, los técnicos persiguen "optimizar los resultados relativos a la adaptación y supervivencia de las especies forestales micorrizadas. La plantación en febrero garantizará una mayor disponibilidad de recursos hídricos naturales, entre otros factores", afirman fuentes de  Hifas da Terra. Añadió que los resultados obtenidos este año permitirán determinar las variedades forestales adecuadas para recuperar la zona.