VITICULTURA

Las tormentas ponen en alerta a los productores vitivinícolas de Valdeorras

El sector teme nuevas mermas si con las últimas lluvias hace acto de presencia la podredumbre

Cepas de una viña de O Barco con racimos afectados por las enfermedades.
Cepas de una viña de O Barco con racimos afectados por las enfermedades.
Las tormentas ponen en alerta a los productores vitivinícolas de Valdeorras

Las tormentas que en las últimas horas descargaron sobre la comarca de Valdeorras preocupan a los viticultores de la Denominación de Orixe. El agua caída durante la jornada de ayer fue bien recibida por los productores. Su llegada ayudó a combatir el estrés hidríco que acusaban los racimos. Sin embargo, si la lluvia sigue cayendo la situación podría dar un giro de 360 grados y convertirse en una nueva pesadilla para el sector si con ella llega la podredumbre. "Estamos no filo. A auga veu ben, mais se chove demasiado aparecerá a podredumbre", explicó el presidente del Consello Regulador, José Luis García Pando.

"El agua era buena en agosto. Si se cierra en agua no favorece, pues existe riesgo de podredumbre", confirmaron fuentes del sector. "A auga venlle ben, mais se chove moito, moitos días si pode facer dano", corroboró Celestino Naveira, de la bodega petinesa María Teresa Núñez.

De granizo prefieren ni hablar en un año que llevó todo tipo de enfermedades a los viñedos valdeorreses, desde mildiu a oidio, pasando por la botrytis o podredumbre. Todos estos agentes, sumados a la acción de la fauna salvaje (corzos y jabalís), provocaron una merma en la cosecha que el Sindicato Labrego Galego estimó en un 40 %, pero que el Consello Regulador prefiere no valorar hasta que no comience la vendimia. Las perspectivas son muy dispares de una zona a otra de la Denominación, pues hay viñas que apenas sufrieron ataques, en tanto que otras fueron arrasadas. "Nós esperamos unha colleita boa, a pesares de que nos colleu o mildio", comentó Celestino Naveira.

En todo caso, las previsiones meteorológicas que manejan los productores indican que la inestabilidad del tiempo debería acabar en las próximas horas. Si estas se cumplen, la uva engordará con el agua caída, beneficiando a la cosecha, aunque retrasando su comienzo, pues las uvas perderán grado con el agua.

Ninguna bodega se había dirigido ayer al Consello Regulador de la D. O. Valdeorras para comunicar el inicio de la vendimia. Este podría llegar a finales de la próxima semana, según las estimaciones barajadas por los técnicos.


Trece vinos reconocidos por Gallaecia


El concurso de vinos "Distinciones Gallaecia" dio a conocer los resultados de su vigésima edición, en la cual participaron 645 vinos y destilados de todas las denominaciones de origen gallegas. Fueron organizados 16 paneles de cata formados por 48 catadores gallegos, madrileños, castellano-leoneses, catalanes y del Reino Unido.

En el certamen recibieron sendos premios seis vinos blancos de la D. O. Valdeorras: "200 Cestos" (Adega A Coroa), "A Coroa Lías" (A Coroa), "Avancia" (Avancia), "Louro" (Rafael Palacios), "O Luar do Sil Barrica" (O Luar do Sil), y "O Luar do Sil Lías" (O Luar do Sil). A su vez, en tintos fueron siete los premiados por el jurado: "Escada" (Alán), "Ladeira Vella" (A Coroa), "Maldito" (Pablo Vidal), "O Tesouro" (Viña Somoza), "Quinta da Peza Oro" (Quinta da Peza), "Traste" (José Aristegui) y "Viña Costeira" (Viña Cosetira).