A Limia

La cadena solidaria de Xinzo

A Limia

SOLIDARIDAD

La cadena solidaria de Xinzo

Isabel Enríquez cose mascarillas en su casa.
photo_cameraIsabel Enríquez cose mascarillas en su casa.
Como si de una gran fábrica textil se tratara, unos 70 vecinos de Xinzo fabricarán alrededor de 700 batas y 10.000 mascarillas con material donado por un empresario valenciano al propio Concello. 

Si de algo saben mucho los limianos es de corte y confección. No hay más que darse una vuelta por su Entroido para comprobar que, además de "retranca", tienen mucho arte en esto de la costura. Aprovechando ese potencial, el Concello de Xinzo fue uno de los primeros en proponer a sus vecinos la elaboración de mascarillas cmasc2_resultadoaseras ante la escasez de las quirúrgicas por la crisis del coronavirus. 

La respuesta a la iniciativa fue muy positiva, hasta el punto que la propia regidora, Elvira Lama, movió hilos para conseguir seis bobinas de textil no tejido -TNT- de manos de un pequeño empresario valenciano -Pascual Ugeda- que se dedica al mundo de la serigrafía. El Consistorio pagó los portes y trajo hasta Xinzo miles de metros de este material con el objetivo de elaborar mascarillas y batas para personal sanitario del centro de salud y auxiliares de ayuda en el hogar. Además, el Gobierno local, que está coordinando todo el operativo con la regidora -Elvira Lama- al frente, se ha marcado un nuevo reto: que cada vecino de la villa pueda contar con una mascarilla casera. Este fin está lejos de ser una utopía, puesto que ya se han elaborado alrededor de 5.000 para una población de menos de 10.000 habitantes. 

70 talleres

Se estima que actualmente existen 70 "talleres", es decir, 70 domicilios en los que se están llevando a cabo estos trabajos voluntarios y desinteresados. En cuatro de ellos se realizan las labores de patronaje de batas y, con los centímetros restantes, se confeccionan más mascarillas. "Nos dejaron una bata de las que se usan en el centro de salud para hacer los patrones", puntualiza Teresa Valoura, vecina de Trasmiras que trabaja en Xinzo y una de las patronistas. "Los voluntarios de Protección Civil se encargan de recoger la tela cortada y hacérsela llegar al resto de costureras. Aquí nadie sale de casa para nada, la alcaldesa es quien coordina las rutas", añade. Teresa ha elaborado, en los últimos días, 130 batas sanitarias usando un sólo rollo de tejido y ya está comenzando a cortar el segundo. "De este último llevaremos cortadas unas sesenta en total. Cuando terminemos las batas comenzaremos con las mascarillas", matiza. masc4_resultado

En esa tarea se encuentra ya Flora Trigo, que tiene una academia de corte y confección en la villa antelana y que no dudó en sumarse a la iniciativa. "Como dou clase aproveitei para animar ás alumnas a que tamén o fixeran. Eu xa fixen unhas 200 batas e xa estou coas mascarillas", explica Flora, quien realizó el corte de las batas en apenas dos días y medio para dar respuesta, cuanto antes, a las necesidades de material. 

El destino de todas estas unidades será el personal del centro de salud, pero también de los nueve centros de la comarca de A Limia, con el objetivo de que los médicos de toda la zona tengan su material sanitario. También se proporcionará material a las residencias de mayores. 

La alcaldesa de Xinzo, Elvira Lama, recuerda que decidió promover la iniciativa porque "cuando vi al personal de urgencias del PAC de Xinzo con bolsas de basura a modo de batas y sin medios suficientes de protección, me cayó el alma a los pies". Lama destacó la solidaridad de sus vecinos: "Hay una cadena muy grande y esperamos confeccionar más de 700 batas". 

Por otro lado, el Concello entregó estos días 1.400 batas quirúrgicas, 3.000 mandilones de plástico, 2.000 gorros, 1.000 cubre-mangas y 2.000 cubre-zapatos, que fueron costeados con fondos propios del ente local.