A Limia

La Corporación de Xinzo lanza un SOS para el tejido económico de la villa

A Limia

Política Local

La Corporación de Xinzo lanza un SOS para el tejido económico de la villa

IMG_4887_resultado
photo_camera Un momento de la sesión plenaria celebrada hoy en Xinzo.
Los ediles donarán las dietas del pleno de hoy para paliar la crisis. 

La Corporación local limiana, más separada que nunca -los ediles locales incrementaron los habituales espacios entre ellos- se reunió esta mañana en una sesión plenaria de carácter urgente convocada -tras la correspondiente junta de portavoces- para establecer y solicitar ayudas a entidades supramunicipales que permitan paliar una crisis en el tejido empresarial agudizada tras las nuevas medidas restrictivas y una difícil situación epidemiológica en esta localidad.

La regidora limiana, Elvira Lama, por su parte, aseguró que, si el Ministerio de Hacienda así lo permite, se incrementarán las partidas en este sentido en los próximos presupuestos municipales, en elaboración actualmente. El Partido Popular registró esta misma semana una moción en esta línea, solicitando la creación de una bolsa ayudas en el mencionado "orzamento" por valor de 1 millón de euros -sumando el superávit, parte del capítulo de inversiones, y la partida del Entroido para la celebración de la fiesta, dado que no tendrá lugar-. Además, el portavoz de los "populares", Antonio Fernández Veiga, instó al equipo de gobierno a poner en marcha la logística necesaria para implementar la celebración de los plenarios a distancia. Lama matizó que, en breve, los técnicos terminarán de desarollar dicha plataforma y recordó que, en el transcurso de la próxima semana, se comenzarán a repartir las primeras ayudas municipales a los autónomos por valor de 300 euros. 

El dato positivo de la jornada fue que, con respecto a ayer, se ha bajado en uno el número de casos activos por covid-19, hasta los 221.

El ambiente en esta primera mañana de cierre en Xinzo estuvo marcado por el mal tiempo. A la plaza Mayor de la villa volvieron los "cafés para llevar" a pesar de las precipitaciones, una costumbre que ya se ha hecho habitual en la villa.