La Región

INVESTIGACIÓN

Un alaricano, extorsionado tras tener cibersexo con una mujer que conoció en Facebook

La chantajista le exigía a la víctima, un alaricano de 33 años, 7.500 euros para no difundir el vídeo

Un agente de la Guardia Civil inspecciona durante una investigación páginas en internet
Un agente de la Guardia Civil inspecciona durante una investigación páginas en internet
Un alaricano, extorsionado tras tener cibersexo con una mujer que conoció en Facebook

Un vecino de Allariz, identificado como D.B.Q., de 33 años, fue víctima de un chantaje tras conocer a una mujer a través de una red social e intercambiar con ella escenas sexuales. La extorsionadora le pidió el pago de 7.500 euros bajo la amenaza de difundir las imágenes públicamente si no le transfería el dinero a una cuenta bancaria.

La Guardia Civil abrió una investigación, tras remitir diligencias al Juzgado de Instrucción 1 de Ourense, con el objetivo de localizar a la chantajista.

La extorsión comenzó a principios de este mismo mes de julio, después de que el alaricano entrara en su página en Facebook y aceptara la solicitud de amistad que le había enviado una mujer. Al poco tiempo, según fuentes de la investigación, recibió una videollamada en la que aparecía su nuevo contacto insinuándole una relación sexual. La víctima le siguió el juego y ambos comenzaron a hablar al tiempo que intercambiaban imágenes de contenido sexual, sin que se percatara de que todo lo que hacía estaba siendo grabado para utilizarlo más tarde en su contra.

La relación duró apenas horas, dado que la extorsionadora, una vez que logró las escenas sexuales que estaba buscando, según las mismas fuentes, cambió su forma de actuar y exigió a D.B.Q. el pago de los 7.500 euros bajo la amenaza de que difundiría la grabación públicamente, especialmente entre sus amigos y familiares, si no ingresaba el dinero. La chantajista le indicó cómo tenía que hacerlo: se lo enviaría a través de Moneygram, una empresa de transferencias monetarias online con sede en Estados Unidos.

La víctima, que al parecer no llegó a cumplir las exigencias de la delincuente, denunció lo sucedido ante la Guardia Civil ante el temor de que se difundan las imágenes y poder retirarlas. 


Una especialista en captar víctimas


La Guardia Civil recopiló información en la red social sobre la extorsionadora, pero sospechan que envío la solicitud de amistad al vecino de Allariz bajo una identidad y fotografía falsa. La víctima no conserva ninguna de la grabaciones ni imágenes de la videollamada.

Los agentes trabajan con la hipótesis de que la  delincuente ya extorsionó, utilizando el mismo modus operandi a más varones dentro de la provincia, pero no llegaron a denunciar por vergüenza y terminaron ingresando el dinero.

Sospechan que, tras tomar declaración al vecino de Allariz, que es una experta en captar víctimas y saber cómo manejarlas a través de las redes sociales.