Allariz

Xunqueira de Ambía, el desafío: “Só quedamos cinco bares. Temos moito, un balneario sen potenciar"

Allariz

Población

Xunqueira de Ambía, el desafío: “Só quedamos cinco bares. Temos moito, un balneario sen potenciar"

Vecinos de Xunqueira de Ambía, el sábado toman el vermú en el bar Guede. (FOTO: XESÚS FARIÑAS)
photo_cameraVecinos de Xunqueira de Ambía, el sábado toman el vermú en el bar Guede. (FOTO: XESÚS FARIÑAS)

"Antes aquí había ferretería, mercería, peluquería, pescadería", apunta Bernardo Padrenda, vecino de Xunqueira de Ambía, uno de los concellos ourensanos que refleja la realidad demográfica de descenso de población, empleo o nacimientos. "Agora quedamos catro ou cinco bares", añade Jorge Iglesias, que regenta el bar Guede desde hace tres años.

La imponente colegiata de Santa María la Real se erige en el centro de una localidad por la que transcurre la Vía da Prata. Los peregrinos, el salvavidas de los negocios que continúan abiertos. "Por aquí pasan uns 20 ao día", apunta el dueño del bar Guede.  Al corrillo que se forma en el local le cuesta recordar cuál fue el último bebé nacido en Xunqueira de Ambía en su entorno. "Uf, complicado. Nin idea". Eso sí, presumen del colegio que escogen cada año no solo familias del concello, sino de fuera. Juan Carlos García, trabajador del centro educativo apunta a "uns 80 nenos. É un colexio que ten moi boa fama e veñen familias de Allariz ou de Ourense. É dos mellores que funcionan na provincia".

Otro vecino, Luis Mangana, reside todo el año en Xunqueira de Ambía pero trabaja fuera. "Tes que coller o coche para todo e buscar empleo fóra, aquí non ves saída".

Los vecinos apuntan a uno de los secretos mejor guardados del concello: "Temos auga termal, aquí hai un balneario que leva 80 anos pechado. Habería que aproveitalo". 

Las infraestructuras, tarea pendiente. "Se non fas unha inversión de chinos, non vas a ningunha parte. Para os negocios hai épocas boas. Estás seis meses ben e seis meses mal. Hai que mellorar as estradas e potenciar atractivos. Por exemplo, temos unha igrexa do século XI", dicen.

"Xa non temos nin un caixeiro. Antes a xente viña cobrar as súas paguiñas ao banco, e queiras ou non eso deixa cartos. Toman un café, por exemplo. Agora nada. Hai que ir tirando". Bondades para el pueblo no faltan: "Isto é precioso e ven a xente, hai que potencialo".