Baixa Limia

“Sen caza, quen coidará o monte?"

Baixa Limia

Reportaje

“Sen caza, quen coidará o monte?"

David se prepara para entrar al monte. (Foto: José Paz)
photo_cameraDavid se prepara para entrar al monte. (Foto: José Paz)
La cuadrilla de Lobios sale al monte. Son caras conocidas, casi no hay relevo. David, con 25 años, tiene ilusión. "Lévoo no sangue, antes non durmía a noite anterior". Temores? "Xa non subo as fotos ao Facebook. A xente insulta..."

Antes non daba durmido a noite antes dunha batida. Xa de pequeno era unha emoción para min. Só con vir ao monte e ver os cans así de felices..." Es David Ramos, quien, a sus 25 años, es el más joven de la cuadrilla que ayer salía a los montes de Lobios a una batida de jabalí y zorro.

Apenas quedan jóvenes, pero "eu lévoo no sangue", dice este experimentado joven, que reconoce que "xa me tira ás veces un pouco máis a festa que vir aquí". Lo que tiene claro es que en su generación no es muy popular: "Xa non poño nada de fotos no Facebook, hai que pasar diso. A xente insulta...".  Es uno de los que trae a los perros que acompañan a la expedición. "Hai días duros, esoutro día morreron 12 cans polo xabarín", lamenta. 

LOBIOS 16/11/2019 Batida organizada de jabalí. José Paz

"Isto xa non é o que era", reconocen los mayores. No hay relevo generacional. "Moitos critícannos, chámannos asasinos, pero deberían saber que sen caza non haberá quen coide o monte", dice uno de los integrantes.  "Os mozos prefiren ir de marcha, e a caza non é compatible, hai que madrugar. E antes había máis caza menor, máis lúdica...", dice Antonio Salgado, el responsable de la cuadrilla que salió al monte.

"Xabarín, aquí, non hai tanto como din. Noutras zonas hai máis. Pero repartimos máis de mil quilos de trigo ao ano para indemnizar por danos aos agricultores...", subraya Domingo González, presidente del tecor de Lobios. "Lembro da primeira vez que vin un. Antes non era normal. Non sabía o que era". 


Hasta que se ponga el sol


Sábado, 8,30 horas, la cuadrilla empieza a llegar al bar Cubano. Antonio y un compañero empiezan a transcribir los datos de todos los que van a participar y que tienen que presentar a Medio Ambiente. Empiezan a llegar los integrantes,algunos de Portugal, que tienen tarjeta anual.

Domingo reconoce que siempre hay "listillos" en este colectivo , pero señala  que "estamos moi comprometidos contra o furtivismo e contra os que saltan a lei. Non podemos cazar corzas, e se algún o fai eu non dubido en chamar a Guardia Civil, inda que fose meu pai", explica el presidente de la sociedad. 

La modalidad elegida ayer era el gancho. Los cazadores se van colocando en los escapes naturales del jabalí, mientras los perros levantan las piezas de sus escondrijos. Después de una pequeña reunión organizativa para escoger los puestos donde se colocarán, enfilan hacia el monte pasadas las nueve y media.

Queda todo el día por delante, con un parón para comer. Armados de chalecos, armas y walkie-talkie empieza la jornada. Hasta que caiga el sol. Hasta medianoche, si hay algún accidente de coche, les toca pagar. Para eso tienen un seguro: "Pero nunca demos un parte.  E menos por danos a persoas, nunca pasou nada". Esperamos que así siga.