La Región

BAIXA LIMIA

Lobios espera abrir su nueva residencia en abril del 2020

La Fundación San Rosendo inició las obras de construcción del centro, que dispondrá de 80 plazas

Las obras ya han comenzado en las proximidades del entorno deportivo de Lobios.
Las obras ya han comenzado en las proximidades del entorno deportivo de Lobios.
Lobios espera abrir su nueva residencia en abril del 2020

La Fundación San Rosendo ha iniciado las obras de la que será su tercera residencia para mayores en la Baixa Limia. El pasado 23 de abril fue cuando la entidad comenzó la construcción del centro, unas actuaciones que se prolongarán a lo largo de 11 meses, por lo que Lobios espera poder inaugurar el edificio en abril de 2020. En caso de que las obras discurran según lo previsto, esa sería la fecha final de apertura del centro, si bien en un principio sus responsables habían contemplado la posibilidad de abrirla a lo largo del presente año. 

El proyecto de construcción de la residencia se firmó en febrero de este año entre la Fundación San Rosendo, la Diputación provincial y el Concello de Lobios, responsable de la cesión de los terrenos para edificarla. El objetivo es abrir un centro asistencial pensado para personas dependientes, ubicado en una parcela de 2.431 metros cuadrados, situada en las inmediaciones de la zona deportiva de la localidad. Con su puesta en marcha, Lobios contará con un total de 80 plazas para mayores en condiciones de dependencia. 

Se trata de una inversión demandada desde hace tiempo por los vecinos de la zona y que ahora ha comenzado a materializarse. El presupuesto previsto para su puesta en marcha es de 3,6millones de euros, una cantidad planteada por la Fundación San Rosendo a la que el organismo provincial añadirá una partida de 400.000 euros destinada al equipamiento y la dotación necesaria para la apertura y marcha del centro residencial. 

Asimismo, está previsto que la zona se vea beneficiada, no solo por el aumento de plazas asistenciales para personas mayores, sino también a nivel laboral. En este sentido, los responsables del proyecto aseguran que, una vez que la residencia se encuentre a pleno rendimiento, supondrá la contratación de 30 profesionales, de los cuales la gran mayoría se buscarán entre las personas cualificadas del entorno del propio municipio de Lobios. 

Con la ejecución de este proyecto, la Fundación San Rosendo añadirá una cuarta residencia a la oferta con la que actualmente cuenta en la Baixa Limia, donde dispone de centros en Entrimo, Lobeira y Muíños. De este modo, la comarca limítrofe con Portugal sumará más de 200 plazas para personas con dependencia asistencial, que suponen el mantenimiento de 70 puestos de trabajo.