La Región

PREFERENTE SUR

Las brujas del Antela: reloj no marques las horas

En lo que va de temporada, el equipo de Moisés Pereiro ya ha perdido 12 puntos en los diez minutos finales, en una mezcla de mala suerte y falta de concentración

De un córner llegó el empate definitivo del Atios ante el Antela en el partido de A Moreira.
De un córner llegó el empate definitivo del Atios ante el Antela en el partido de A Moreira.
Las brujas del Antela: reloj no marques las horas

Nunca vi nada igual en el futbol" o "lo nuestro es cosa de brujas". Son frases de Moisés Pereiro, entrenador del Antela. El motivo, la cantidad de partidos donde se repitió una misma historia: remontada del rival en los minutos finales y puntos que vuelan cuando los limianos ya casi lo celebraran. Ojo, también hay autocrítica. "No sabemos cerrar los partidos" o "la presión por ganar nos hace cometer errores", también tienen sitio en el discurso del preparador del Antela.

Y es que ya son 12 puntos los que se han escapado si se cuentan los goles del rival que llegaron desde el minuto 80. La primera vez que ocurrió, en el estreno de la liga. Antela y Ponteareas terminaron 3-3 pero los locales ganaban 3-0. Dos tantos de Rubén Besada en el minuto 88 y el 88 dejaron un amargo empate. 

En la jornada 5, y también ante su público, mismo resultado, esta vez ante el Moaña. Los de Moisés Pereiro dominaban 3-1 pero encajaron en el 82 y 89. Otro jarro de agua fría. 

El público de A Moreira volvió a lamentarse en el duelo de la jornada 10 ante el Atios. Buen juego y 2-0, pero dos consecutivos de los de Porriño cuando el crono marcaba el 84 y el 85 certificaron otro empate agridulce.
Una igualada que parecía segura en la visita al Bande en la jornada 13. El derbi del Limia marchaba 2-2 hasta que el banduense Sebas marcó de falta directa en el descuento. Otro punto que se escapó.

Tampoco contra el, por aquel momento líder, hubo acierto. Salida en tromba del Antela y una ventaja de 2-0 ante el Cambados en la jornada 14. La segunda parte fue otra historia y los pontevedreses remontaron, marcando el 2-3 en el 80 de juego.

Y siete días después, en la visita al Amanecer, la igualada 0-0 parecía segura. Pero en el descuento, gol de los vigueses para que los limianos hicieran el viaje de vuelta de vacío.
La mala racha siguió en la semana 17, cuando el Antela visitó al Beluso. Concentración, un gol de ventaja y otro descuento fatídico. Los de Bueu empataron en el 88 y sentenciaron en el 93. Para olvidar.

Por último, en la jornada 18, el caos en A Moreira. Los locales tenían un punto en el bolsillo pero, en la prolongación, penalti a favor del Mondariz. Esto derivó en protestas desde la grada y en la suspensión temporal del partido durante 25 minutos. En la reanudación, gol y derrota. 

Un "día de la marmota" continuo. Una combinación de mala fortuna (quien ha visto algún partido, puede dar fe) y errores propios, bien sean de concentración o técnicos. El resultado de todo, una penúltima posición que obliga a un milagro para soñar. Desde A Limia confían en que en el 2019 cambie la dinámica. Porque los partidos seguirán durando 90 minutos.