Deporte local

Ellas son todo optimismo

Deporte local

Fútbol sala femenino

Ellas son todo optimismo

Marta Figueiredo y Sonia Pacios.
photo_cameraMarta Figueiredo y Sonia Pacios.
Marta Figueiredo y Sonia Pacios, capitanas de Envialia y Cidade, no esconden su resignación por la situación actual, pero confían en una rápida solución

Tercer domingo de confinamiento y tercera jornada sin fútbol sala. A estas alturas, el Ourense Envialia debería ponerse ya a gestionar las cuatro últimas jornadas ligueras para buscar el pico de forma en el primer play off por el título de la historia en la Primera División Femenina. El Cidade de As Burgas, por su parte, afrontaba el último escollo antes de jugársela al todo o nada en los enfrentamientos directos por la permanencia. Pero claro, la normalidad nos abandonó hace semanas.

Marta Figueiredo y Sonia Pacios, capitanas del Envialia y el Cidade, respectivamente, tratan de poner buena cara a la adversidad y afrontan con resignación, pero mucho optimismo, los acontecimientos en estos tiempos difíciles. La primera lo hace desde casa, apoyándose en el trabajo físico, el pilates y su música, y la segunda, además del entreno y el ocio casero, desde una de las primeras líneas de lucha ante el COVID-19 como auxiliar en la Policía Local de Sarria (Lugo).

NEWSLETTER

Suscríbete gratis al boletín especial del coronavirus de La Región

"Lo descubrí hace tres años y el pilates es una actividad totalmente recomendada en la vida diaria, cuanto más en esta situación, ya que ayuda en el aspecto físico en cuanto al trabajo compensatorio tras el entreno para prevenir lesiones, y en el aspecto psicológico para favorecer el equilibrio entre el cuerpo y la mente". Y así predica con el ejemplo Marta Figueiredo cada día de confinamiento en su piso en la ciudad.

"Lo llevo bien. Eso sí, hecho muchísimo de menos salir y estar con la gente, como también entrenar y la competición. Esto se hace monótono, pero menos mal que tengo un salón grande y aquí puedo realizar las tareas que nos puso Isidro (Grela, el preparador físico del equipo)", añade una optimista por naturaleza que siempre está con una sonrisa en la cara. "No tengo tiempo para nada: entre que duermes un poco más (se levanta a las 9), desayunas bien, entrenas, estoy descubriendo mucho de cocina saludable, comes y por la tarde estudio y toco un poco (es percusionista)..., se me va el día. Y una o dos veces a la semana toca ir a hacer la compra, la nuestra y para mi abuela, que siempre se la llevo".

En cuanto a lo deportivo, reconoce que "ahora es secundario, pero espero que se pueda terminar la temporada, porque de lo contrario sería tirar todo el trabajo. Y además, en una temporada en la que se estrenaba el play off por el título. Habrá que buscar soluciones, que seguro que se encuentran, aunque no será fácil porque si esto se atrasa mucho, lo que se decida, si no es jugando todo lo que queda,no será del agrado de todas. No sé, podría jugarse el play off por el título a partido único en un fin de semana y en otro la Copa, por abajo un play off de permanencia... No sé, cualquier cosa antes que terminar como está ahora o anularlo todo, sería un marrón. Pero insisto, el deporte ahora es lo de menos,lo primero es salir de esta situación lo más pronto posible".

Complicación al cuadrado

Entre turno y turno de trabajo como auxiliar de la Policía Local de Sarria y el confinamiento en su casa de Ourense pasa el tiempo Sonia Pacios, capitana del Cidade de As Burgas. Aunque en la policía están acostumbradas a lidiar con situaciones límite, asegura que "esto nos sorprendió a todos. Para mí es una situación complicada tanto en lo profesional como en lo personal".

Sarria es una localidad pequeña, "pero aún así se ven casos de incumplimiento del confinamiento y se están imponiendo sanciones. Imagina en una gran ciudad. A la gente le cuesta mucho y se ven personas que salen del supermercado con una botella de vino o una barra de pan. Reconocemos que una semana de reclutamiento cuesta, y que dos un poco más,pero esto avanza y cada vez será más difícil, pero estas restricciones se han impuesto por una situación extraordinaria y la gente tiene que ser consecuente y responsable", destaca.

Y no descarta la necesidad de medidas todavía un poco más restrictivas. "No sé si una paralización total, porque es verdad que todavía hay muchos sectores que no lo están, pero al menos hay que buscar fórmulas para que la gente salga todavía un poco menos a la calle, por el bien de todos. ¿Opciones? Tal vez habría que imponer unos límites más concretos, como abrir los supermercados menos horas... Es que claro, si la panadería abre siempre la gente sale a comprar el pan todos los días".

A la hora de hablar del fútbol sala y la liga asegura que "hasta saber la fecha del fin del confinamiento es dar palos de ciego. Queda mucha liga por jugarse (siete jornadas) y si esto tarda en regresar hay que tener en cuenta que no somos profesionales. Hay mucho que analizar y la solución no gustará a todo el mundo, pero espero lo mejor".