Deporte local

El problema del Campus está a su espalda

Deporte local

RUGBY

El problema del Campus está a su espalda

Una acción durante el partido ante el Eibar.
photo_camera Una acción durante el partido ante el Eibar.

Tras la abultada derrota ante el intratable Burgos, el Campus Ourense se convierte en el equipo que más puntos recibe dentro del grupo A

La defensa del Campus Ourense busca dar un paso adelante. Es necesario. Cuando los ourensanos cruzan el medio campo sí se desenvuelven con un soltura marca de la casa. Son el cuarto equipo del grupo que más puntos anota (186). A su espalda cuesta más. Tras la abultada derrota a el Burgos (64-7), el líder invicto, el Campus pasó a ser el conjunto que más puntos recibe igualado con el Uribealdea (243). Hay margen de mejora.

"En la parte de atrás nos está costando más. Con respecto al año pasado perdimos a Marston y Andy Williams que nos daban mucho. Pero, la pasada jornada en Burgos, el resultado se nos va en los últimos 20 minutos. Enfrente había un equipo prácticamente profesional que si no asciende tendrán que hacérselo mirar", señala el técnico del Campus David Monreal.

Al preparados ourensano, al margen de los puntos, no le gustó el comportamiento "sobrado" de los burgaleses. "En nuestra casa esperamos plantarles cara".

Siete jornadas disputadas ya. Y volviendo la vista atrás, a estas alturas la pasada temporada, el Campus anotaba más (203 puntos) y frenaba mejor al rival (172), si bien influían otras variables como el calendario. Porque por lo demás, la situación global es un espejo con la de hace 12 meses: repite en la novena posición y suma los mismos 16 puntos que tras siete jornadas en 2016.

"Estamos donde tenemos que estar y donde merecemos. Estoy satisfecho con la actitud de los jugadores. Nos queda mejorar el rendimiento fuera de casa, cerrando esos partidos ante rivales más asequibles", admite Monreal.

Refuerzos para la causa

Dentro de una plantilla corta que, hasta el momento, no ha podido esquivar las lesiones, el Campus une efectivos para su causa. Con la baja definitiva de Jerome Chamberlain, el club tenía que cubrir un hueco. Y el talonador neozelandés Cameron Moorby ya está en la ciudad y el martes se ejercitó con sus compañeros por primera vez, algo que repetirá hoy y mañana.

"Ya entrenó con sus compañeros, y estoy contento de lo que he visto. Demostró muy buena actitud, más que Chamberlain, y dejó detalles de lo que puede aportar al equipo tanto en defensa como en ataque, a pesar de estar recién llegado y sufrir el típico jet lag", destaca el preparador ourensano de su nuevo jugador.

Moorby podrá aportar su grano de arena en el derbi gallego ante el Universidad de Vigo (Campus, 16,00 horas). Un partido de rivalidad y en casa, que está siendo el bálsamo para los ourensanos, donde ofrecen su mejor versión. "Tenemos ganas después de el último varapalo. Pero no jugaremos para que Vigo pague los platos rotos. Lo haremos por nosotros, para tratar de hacer un buen rugby", insiste Monreal. El Campus quiere echar el cerrojo.

Más en Deporte local