La Región

REVISTA

Boigorri, el sabor del mar también se prueba en Allariz

Hace unos meses que cambio la gerencia y la cocina en el restaurante Boigorri, de Allariz. Alberto Fernández, además de su nuevo gerente es también su jefe de cocina.

El restaurante del Boigorri.
El restaurante del Boigorri.
Boigorri, el sabor del mar también se prueba en Allariz

Alberto Fernández practica una cocina de proximidad, sin las ínfulas de creer que es algo novedoso, todo lo contrario, es una vuelta a la idea que defendía la generación de nuestros padres.

Boigorri ya se había forjado un prestigio por la calidad de sus carnes de vacuno mayor, vaca y buey, y por el impecable trabajo de su parrilla. Ahí siguen, esos chuletones de buey y de vaca, todos de origen gallego y muy cercanos. Pero también ofrece un amplio catálogo de platos en los que se pone a prueba el ingenio del jefe de cocina a la hora de armonizar sabores y texturas, como por ejemplo en entradas como los rollitos de cecina rellenos de mousse de foie y reducción de Mencía, sus verduras salteadas con lascas de queso, virutas de cecina y huevo o, sobre todo, su excelente escabeche de mejillones y gambones al Godello. En días de calor se agradece esta explosión de frescura y mar en la boca. Parece como si Allariz estuviese en primera línea de playa.

En definitiva, se puede disfrutar de una comida o cena, compartiendo ensaladas y otros platos, por veinte o veinticinco euros por persona y salir satisfechos por la calidad y el sabor, o en un rapto de pasión carnívora, disfrutar de un corte de carne a la parrilla, lo que subirá un poco el presupuesto. Tan buena es la primera opción como la segunda, aunque ahora en verano yo disfruto más de esas elaboraciones más frescas.

El espacio es acogedor, cómodo y atendido con esmero por un equipo muy profesional  y una cocina que cuida con mimo el producto.