+ Motor

Audi contribuye a la descarbonizacion

+ Motor

Motor

Audi contribuye a la descarbonizacion

Instalación de los aspiradores de aire instalados en Islandia que devuelven el aire limpio de CO2
photo_cameraInstalación de los aspiradores de aire instalados en Islandia que devuelven el aire limpio de CO2
Para igualar la limpieza del aire de esta planta se necesitarían más de 80.000 arboles

Audi en colaboración que la empresa suiza Climeworks está construyendo la instalación de captura y almacenamiento de aire directo más grande del mundo en Islandia, siendo capaz de almacenar hasta 4.000 toneladas métricas de CO2 y almacenarlo bajo tierra al año.

Esta tecnología de captura directa de aire, el dióxido de carbono se extrae del aire ambiente y el aire libre de CO2 se devuelve a la atmósfera. La nueva instalación transporta el CO2 filtrado del aire debajo de la superficie de la Tierra, donde los procesos naturales luego lo mineralizan. Por tanto, el dióxido de carbono se elimina permanentemente de la atmósfera. La instalación primero aspira aire y lo alimenta al colector de CO2, que contiene un material de filtro selectivo, que utiliza un adsorbente especialmente desarrollado para unir el CO2 en el aire. Cuando este filtro está saturado de CO2, se calienta a 100 grados utilizando el calor residual de una planta geotérmica cercana para liberar las moléculas de CO2. El agua de la planta de energía fluye a través de la instalación y transporta el dióxido de carbono aproximadamente a 2.000 metros por debajo de la superficie de la Tierra. Las moléculas de CO2 reaccionan a través de procesos de mineralización natural con la roca basáltica y se convierten en carbonatos durante un período de varios años, almacenando así permanentemente el CO2 subterráneo. El agua vuelve al ciclo de la central geotérmica. Operando todos los días del año, filtrará 4.000 toneladas métricas de la atmósfera cada año.