Monterrei

Verín espera una resurrección

Monterrei

Verín espera una resurrección

Cientos de personas se volvieron a concentar en Verín para protestar contra el cierre del paritorio. La protesta se desarrolló a modo de funeral, en el que el muerto era el hospital. Corearon frases para que resucite lo más pronto posible

Resurrección". Con esta palabra finalizó la manifestación multitudinaria  –Policía Local y Guardia Civil estiman que participaron 1.800 personas– organizada ayer en Verín para reclamar la reapertura del paritorio y el Servicio de Pediatría en el hospital comarcal de la villa.

La protesta se organizó a modo de funeral, en el que el muerto fue el hospital. Hubo ataúd, esquela, coronas de flores naturales y  lloros. La comitiva partió a las cinco de la tarde de la Praza Maior, tras instalar una mesa para recoger firmas, que serán remitidas a la Xunta. A esa hora, el espacio público ya estaba abarrotado y entre los asistentes se escuchaban todo tipo de consignas. "Feijóo escoita, Verín está en loita" o “as mulleres de Verín estamos eiquí" fueron algunas de las frases que corearon los asistentes, al tiempo que lamentaban el desmantelamiento del centro sanitario, abierto en 1994, también tras varias manifestaciones en la villa.

La marcha discurrió, entre simulación de lloros y velas encendidas, por las rúas da Cruz y Amaro Refojo hasta la carretera OU-113, conocida en la villa como la avenida de Laza, a través de la que se accede al hospital. Durante el recorrido, de unos dos kilómetros, se fueron sumando más manifestantes procedentes, además de la villa del Támega,  de diferentes puntos de  la comarca y municipios limítrofes. "O hospital terminan por desmantelalo de todo. Solo deixarán Urxencias", pronosticaba José Antonio Fernández, de A Gudiña.

Verín. 07/12/2019. Manifestación con representación de un entierro por el cierre del paritorio del hospital de Verín.Foto: Xesús Fariñas

Los manifestantes simularon en el aparcamiento del centro sanitario un entierro, pidiendo entre gritos que resucite. "Espero que nos escoiten", lamentaba un mujer, recordando que hasta ahora no hubo problemas con un parto en Verín.

En el interior del hospital se trabajaba con normalidad. En la planta baja apenas había actividad, que se centraba en Urgencias, en el que esperaban varias personas, unas a ser atendidas y otras con familiares.

Mientras, el Defensor del Paciente calificaba de "peligrosa" las manifestaciones de la Sociedad de Pediatría respeto a la "inviabilidad" del paritorio. Por otro lado, la plataforma SOS Sanidad Pública celebrará mañana lunes un encuentro en Verín, previsto para las 17,30 horas.