O Carballiño

Un ourensano, asesinado a balazos a las puertas de un hotel en México

O Carballiño

Suceso

Un ourensano, asesinado a balazos a las puertas de un hotel en México

El Mercedes del ourensano asesinado, a las puertas del hotel, el pasado miércoles.
photo_cameraEl Mercedes del ourensano asesinado, a las puertas del hotel, el pasado miércoles.
Es el tercer emigrante de la provincia muerto de forma violenta en el estado de Jalisco en apenas dos años, todos de Beariz

Un empresario hotelero ourensano, originario de Beariz, y residente en Ourense durante su juventud, Alberto Fornos Mozas, de 42 años y padre de un niño de tan solo 2, fue asesinado la noche del pasado miércoles en México cuando salía del hotel en el cual era accionista en el municipio de Zapopan, en el área metropolitana de Guadalajara, segunda ciudad más poblada del país azteca. 

Fornos, que pasa a integrar una lista de cuatro emigrantes ourensanos que han perdido la vida en crímenes en México a consecuencia de la violencia en solo dos años –tres de ellos en Jalisco–, recibió al menos tres balazos en el cuerpo. Tenía heridas en cráneo y en el abdomen y había recibido amenazas con anterioridad, al igual que su padre, quien hace unos meses regresó a Beariz –actualmente está en Vigo–, cediendo sus negocios hoteleros a su vástago. 

Según informaron las autoridades policiales, como cita la prensa local de Jalisco –estado mexicano en el que hacía su vida Fornos–, el cuerpo del ourensano quedó a un costado de la camioneta Mercedes Benz que conducía, a la que se disponía a acceder antes de ser tiroteado.

Antes de entrar al vehículo, un hombre vestido con ropa oscura lo abordó y le disparó, huyendo después. El incidente ocurrió en la puerta del hotel Puerta del Sol, ubicado en la avenida López Mateos. Será ahora la Fiscalía Estatal quien se encargue de las averiguaciones correspondientes, ya que en un primer término no hubo detenidos. 

Vinculado a Ourense

Este ourensano, que había hecho la carrera de Periodismo en la Universidad de Santiago de Compostela, de la promoción 1996-2000,  y que estudió en el colegio Salesianos de la ciudad, hizo vida durante muchos años en la provincia, al igual que su hermana Marimar, que estudió en el colegio Santo Ángel y llegó a regentar una mercería en la ciudad. 

Asimismo, toda la familia era conocida en Beariz, ya que era habitual ver a Alberto y su familia ellos en Guadalajara y su área metropolitana, había empezado a recibir amenazas, al igual que su padre. La familia, además, sospecha que muchas de ellas tenían tintes políticos, ya que Alberto era muy proclive a mostrar sus ideas en las redes, siendo claramente contrario a la delincuencia y violencia desatada en gran parte del país. De hecho, compartía y debatía en muchos de sus artículos sobre la necesidad de implementar un cambio de mentalidad en la población para dotar de más seguridad a la ciudadanía. 

 Este ourensano, al que los más cercanos llamaban cariñosamente Beto, había tenido un hijo hace algo más de dos años y había lanzado junto a un socio una nueva línea de hoteles en 2018, por lo que atravesaba una etapa intensa de su vida. Fue en noviembre de ese año cuando inauguraba un hotel boutique, FCH Providencia, en una de las zonas más vivas y emblemáticas, situado en Guadalajara. También participaba en otras empresas, como el hotel Puerta de Sol del que salía cuando perdió la vida tras ser tiroteado o el Real Maestranza, inaugurado en 2017.  En el país mexicano residen la madre y un hermano del fallecido que ayer prestaba declaración para intentar colaborar en el esclarecimiento de los hechos.

Lista de víctimas

La muerte de este ourensano llega justo dos años después del último asesinato a un empresario ourensano en el país azteca. Así, en marzo de 2010 acababan con la vida de José González, emigrante natural de O Señorín (Carballiño) que era abatido a las puertas de uno de sus negocios de hostelería en México D.F. También tenía raíces en Beariz, de donde era originaria su mujer. 

Unos meses antes, el 22 de diciembre de 2017, fallecía Manuel Teixeira, de Beariz, de 62 años, que apareció en el maletero de su coche, semidesnudo, y que también regentaba negocios de hostelería. Y poco antes del asesinato de José González, el 3 de marzo, hallaban sin vida, también en su coche, a Daniel Balboa, también de Beariz, a quien le habían prendido fuego. Este último asesinato se produjo también en el estado de Jalisco, como el que se ha registrado ahora. El perfil era similar, ya que Balboa tenía 40 años y era también un empresario hotelero.  

El hotelero que ansiaba ser escritor

Alberto Fornos  llegó a Guadalajara con 15 años. Había nacido en México D.F, pero con ocho años su familia, salvo su padre, que se quedó, cogió los bártulos y se volvió a España tras un terremoto. Al regresar al país azteca,  se instalaron en Guadalajara, como relató el propio Alberto en un discurso el día en que inauguraba el hotel Real Maestranza. Empezaron a interesarse por la hotelería, y su familia entró en el mercado. Antes, él había vuelto a Galicia para estudiar Periodismo,un tiempo en el que se veía su futuro como reportero de guerra y  escritor, algo que nunca llegó a realizar, dedicándose de lleno a los hoteles. Ahora, llegó a confesar, solo le unía a las letras "los libros que leo –eran un gran lector– y los textos que escribo en Facebook". 

fornos

Alberto se convirtió con los años en un admirador de la historia de Guadalajara y era muy crítico con el mal estado de su centro histórico. Su familia intentó contribuir a su mejora. Se hicieron con un edificio  en el que crearon el hotel Real Maestranza, donde reflejan "el proyecto de ciudad que queremos ser", un hotel de cinco estrellas en pleno centro de Guadalajara, con el que Alberto se propuso dejar la impronta gallega para "devolver a la ciudad al lugar que merece", con una apuesta por el turismo de alto nivel en una zona históricamente dominada por la peligrosidad.  Orgulloso, como estaba, de "vivir en la perla más rara de todo Jalisco, la novia más guapa de nuestra patria adoptiva mexicana". 

Más en O Carballiño