La Región

ROBO

Roban 125 toneladas de vigas prefabricadas en una nave de Carballiño

En Verín, los ladrones sustrajeron un maletín con diversas joyas y documentos
La nave en que estaba acumulado el material prefabricado (MARTIÑO PINAL).
La nave en que estaba acumulado el material prefabricado (MARTIÑO PINAL).
Roban 125 toneladas de vigas prefabricadas en una nave de Carballiño

Los ladrones se apoderaron de 125 toneladas de vigas prefabricadas (hierro y hormigón) en las instalaciones de la empresa Emben, ubicada en el Polígono de Seoane (Carballiño). El material sustraído fue valorado en más de 50.000 euros.

Los delincuentes no se llevaron el botín de una sola vez. Lo hicieron en varias noches, según denunció un representante de la empresa del sector inmobiliario Inves Avenida General Guisan, Pablo F.A., con domicilio en Vigo.

Esta última empresa adquirió a finales del año 2013 los terrenos y naves de la empresa Emben, tras la liquidación judicial después de un concurso de acreedores.

Las vigas sustraídas estaban almacenadas en las instalaciones y los responsables de la inmobiliaria denunciaron la sustracción argumentando que eran de su propiedad, que las compraron junto con el resto de propiedades.

La Guardia Civil inspeccionó la empresa con el objetivo de recabar huellas que permitan identificar a los ladrones, que no forzaron ni puertas ni ventanas para sustraer el material.

Los investigadores sospechan que los autores se apoderaron de las vigas con el objetivo de venderlas a un menor precio. Centran las pesquisas entre las personas que accedían al lugar y en los transportistas de la zona.


Joyas y documentos


Mientras, un vecino de Verín, identificado como A.V.R., de 61 años, denunció este pasado martes la sustracción de un maletín, en el que llevaba joyas que fueron tasadas en más de 1.000 euros, además de diversa documentación personal.

El robo se produjo a plena luz del día, sobre las seis y media de la tarde, cuando el afectado dejó el maletín en el interior del portal de su edificio mientras hacía un recado. Al regresar comprobó que no estaba. La Guardia Civil no descarta que los delincuentes lo estuvieran vigilando y fueran conocedores de lo que guardaba en el interior del maletín.