O Carballiño

Sentido único para caminar en el paseo del río Arenteiro

O Carballiño

O Carballiño

Sentido único para caminar en el paseo del río Arenteiro

Uno de los carteles instalados en el paseo del río Arenteiro.
photo_cameraUno de los carteles instalados en el paseo del río Arenteiro.
El Concello de Carballiño instala carteles para evitar el cruce de personas en tramos estrechos

El Concello de Carballiño establece un sentido único de circulación para peatones y deportistas en los senderos del paseo fluvial del Arenteiro. La medida se aplica en ambas márgenes del río para evitar aglomeraciones y garantizar la distancia de seguridad entre los transeúntes. Para ello procede en estos días a la instalación de paneles indicativos de la dirección que se debe seguir en cada trazado para facilitar los paseos y la práctica de deporte evitando el cruce de personas con separaciones de menos de dos metros, fundamentalmente en los tramos más estrechos, abundantes al otro lado del cauce, en el lado del barrio de Toscaña.

De esta forma, la Concejalía de Seguridad, que dirige Manuel Sotelo, persigue que las personas circulen por las riberas del Arenteiro dejando siempre el río a su izquierda en el sentido de la marcha, "co que se evita que nos tramos máis estreitos poidan coincidir varias persoas camiñando en sentido contrario", matizan los responsables municipales.

Esta medida, que se adopta como prevención ante la masiva afluencia de caminantes, sobre todo en estos días en los que las temperaturas son agradables, permanecerá vigente mientras perdure la actual crisis sanitaria por causa de la pandemia del covid-19, según apuntan desde la Concejalía de Seguridad.

El Parque municipal y el paseo fluvial del Arenteiro son los lugares elegidos por una gran mayoría de carballiñeses para pasear o realizar el ejercicio físico diario, tanto por las mañanas como de tarde. Por ese motivo, las autoridades municipales consideran conveniente establecer este sentido único y hacen un llamamiento a la responsabilidad de los ciudadanos para que cumplan esta nueva norma.

No es la primera medida que se adopta para garantizar la seguridad de las personas, facilitando en lo posible espacios amplios para que puedan mantener la distancia recomendada de dos metros, máxime cuando no es obligatoria la mascarilla para hacer ejercicio. Previamente ya se peatonalizaron zonas a determinadas horas en el centro urbano, como el entorno de la Alameda, un tramo de la calle Aldara y la avenida del Arenteiro.

Más en O Carballiño