La Región

SOCIEDAD

Adiós a las Hijas de la Caridad que acogieron a cientos de niños

"Dejan un recuerdo imborrable y un hueco que jamás podremos cubrir después de 30 años de labor",  apunta el párroco de San Pío X, Luis Rodríguez

Adiós a las Hijas de la Caridad que acogieron a cientos de niños

Ourense se despide de las Hijas de la Caridad que atendieron durante tres décadas a los menores desamparados, gracias a la fundación Baoquivi–antes conocida como Barata Ojea–que gestionaron con bondad, amor y formación. Esta casa de acogida situada en el barrio de Mariñamansa deja de contar con las tres hermanas que, junto a trabajadoras sociales y otras profesionales, dieron una mejor calidad de vida a niños de la ciudad. En agradecimiento a la labor de estas monjas, el Obispado de Ourense celebra una misa este domingo, a las 11,30 horas, en la parroquia de San Pío X. Posteriormente habrá un ágape festivo para los asistentes.

"El carisma propio de estas hermanas es la caridad. Han servido y trabajado por los menores de Ourense. Han dado su vida por los más pequeños. Nunca han querido ningún homenaje ni aplauso, pero lo merecen. Son unas valientes de las que muchas veces se olvida la sociedad", apunta el párroco de San Pío X, Luis Rodríguez. Prefiere no entrar en detalles sobre la marcha de las tres monjas, ya que son circunstancias "diversas y dolorosas".

Cientos de niños pudieron tener una infancia mejor en esta casa de acogida e incluso algunos se pudieron formar más tarde gracias a la ayuda de las hermanas. "Todavía algunos recuerdan a Sor Ramona y al cura Don Luis llegando de madrugada a un pub de los Vinos a buscar a alguno de sus niños y niñas. Jóvenes, niños todavía, con una mochila muy pesada a sus espaldas, en una edad difícil... pero que contaron con la mejor ayuda y el mejor hogar posible", dicen desde el Obispado. "Hoy se van, dejan un hueco que jamás podremos cubrir, un recuerdo imborrable, y muchas vidas, hoy felices gracias a ellas, que les demuestran que todo ha valido la pena", añaden.