La Región

CRÓNICA

“Aún vi esta semana una rata, mi amiga quería darle con el bastón"

Usuarios del parque critican el estado de "abandono" en el que se encuentra el corazón verde del centro, insistiendo en la presencia de roedores y otros problemas que siguen sin solventarse
Una pareja cruza por el parque de San Lázaro. En primer plano, una zona verde descuidada (MIGUEL ÁNGEL).
Una pareja cruza por el parque de San Lázaro. En primer plano, una zona verde descuidada (MIGUEL ÁNGEL).
“Aún vi esta semana una rata, mi amiga quería darle con el bastón"

Uno de los pulmones verdes de la ciudad vive días complicados. El problema es que la situación no es nueva. Al contrario: es una constante desde hace años. Los usuarios del parque San Lázaro no dejan de criticar el estado que presenta el corazón verde de la ciudad, que carga con una pesada mochila de abandono que encuentra formas de, por ejemplo, ratas. "Téñoas visto cruzar por onda fonte, e non é cousa de agora", señala Ernesto, que considera una "vergonza" el estado en el que se encuentra el parque. José, que está reunido con Ernesto, concuerda con él: "Aparecen polos sumidoiros e non debería habelas".

Desde la mañana, el parque de San Lázaro ya es una zona concurrida, con mayores que se sientan a charlar o abuelos paseando a sus nietos. Entre ellos está Antonio: "Hai ratas porque as teño visto, non é cousa de fai pouco tempo e non da boa imaxe", comenta a la vez que indica los problemas que puede derivar esta problemática. Ante todo, este vecino critica la mala situación en la que se encuentra, para él, la ciudad: "Ourense cada vez pérdese máis, está todo feito unha vergonza".

Los bancos se encuentran ocupados por mayores que pasan la mañana en el parque. Entre ellos está Queti "Ratas hay, porque la basura anda por ahí, cobran impuestos pero tienen todo mal atendido". "Esta semana aún he visto alguna paseándose por el parque y grande, mi amiga aún quiso darle con el bastón", cuenta Genoveva.


Más quejas


Este problema con los roedores es una complicación más en el parque. "Os animais de catro patas dan mala imaxe, pero aínda son peor os de dúas que están aquí todos os días", afirma Ernesto, en referencia a un grupo de personas con problemas de adicciones habituales de la zona. "Todos os días hai pelexas e problemas polo que ten que vir os axentes", explica Pepita Rodríguez. Alegan que lanzan botellas y latas, contribuyendo a que la suciedad aumente. "Tiran as cousas e poden darlle a alguén", cuenta María. Valentín Pérez también se muestra descontento con estas personas: "Non os dan quitado de ahí e son o maior problema que ten o parque".

El espacio para los niños es otro motivo de queja. "Está todo muy descuidado, hace poco la niña se cayó del columpio y se lastimó con uno de los huecos que hay en el aglomerado del parque", explica Rosana. Denuncia la situación incluso de la zona de arena, "donde los niños no entran porque hacen sus necesidades personas y animales".


Trabajo semanal del Concello de desratización


Desde el Concello de Ourense, el teniente de alcalde, Jorge Pumar, explica que el consistorio sigue todas las pautas a la hora de aparición de roedores: "Todas la semanas se hace una desratización, siguiendo y cumpliendo el itinerario del pliego de labores de prevención". El Concello de Ourense ha encargado esta tarea a una empresa que cada semana procede a la desratización para evitar la aparición de una plaga de roedores. "Si no tuviésemos estas labores de prevención, sería peligroso", apunta. Por otro lado, la presidenta de la Asociación de Vecinos Centro, Patricia Santamaría, vincula esta problemática a la acumulación de residuos:  "La  basura se queda en la calle tras la retirada de los contenedores subterráneos, porque no hay suficientes contenedores para tanta gente".