La Región

EMPLEO

La construcción, con los pies atados: “Hay que irse fuera"

Ourense, única provincia que no creció en afiliación en un sector que urge personal cualificado
Un obrero, arreglando una acera en Celanova.
Un obrero, arreglando una acera en Celanova.
La construcción, con los pies atados: “Hay que irse fuera"

La patronal de la construcción daba recientemente un grito de alarma antes de su asamblea anual sobre la salud de un sector que fue una de las principales víctimas de la crisis económica, un período que parece ir dejando atrás pero que, en el caso de la provincia de Ourense, todavía con los pies atados sin permitir el despegue total.

"Hay muchas empresas que hacen las maletas, ya que aquí no hay trabajo y hay que buscar fuera", señalan desde la directiva de la Asociación de Constructores de Ourense (ACO), un escenario que se ha hecho notar en los datos laborales del pasado año.

Según el Servicio Público de Empleo Estatal en su radiografía del mercado de trabajo, Ourense fue la única de las cuatro provincias gallegas que perdió afiliados a la Seguridad Social en el sector de la construcción, al caer la cifra más de un 3% hasta los 8.310. Mientras, Pontevedra creció un 2%, A Coruña un 3% y Lugo por encima del 5%.

El diagnóstico del sector habla de que Ourense continúa penalizado por el ritmo al ralentí que marca la capital provincial, que por su condición en el territorio debía ejercer como motor pero que sigue lastrada por la inestabilidd urbanística, sin un Plan Xeral, y la escasa actividad de obra pública. A este escenario hay que sumar también la carencia de determinados perfiles profesionales en el mercado, lo que según la patronal de los constructores hace patente la necesidad de apostar por la formación en centros como el de Vilamarín, clave para encontrar el relevo generacional en varios puestos.

"Hay importantes carencias de albañiles, encofradores, alicatadores o incluso encargados de obra. Se nota que hay también una edad media muy elevada", señalan.