Ourense

¿De dónde viene el nombre de Rabo de Galo?

Ourense

El origen de los nombres

¿De dónde viene el nombre de Rabo de Galo?

¿Anatomía avícola o cóctel brasileño? Lo cierto es que el nombre de este núcleo de población despierta simpatías -y confusión- en toda España

El trasero de un gallo no parece la mejor forma de bautizar a un pueblo… pero es precisamente esa parte de la anatomía avícola la que da nombre a uno de los núcleos de población más conocidos de Ourense. Con nombre de la fuente elegante de plumas oscuras o verdosas que lucen estos pájaros, Rabo de Galo aparece habitualmente en las listas de “los pueblos con los nombres más curiosos de Galicia”, pero ¿quién era ese gallo y por qué su cola era tan importante?

Rabo de Galo

Ourense, el animal más extraño

Existe un dicho popular que nos dice que Ourense es “el animal más raro del mundo”, ya que tiene Cabeza de Vaca, Rabo de Galo y Salto do Can. De los tres lugares que forman esta extraña quimera, el segundo es el que nos interesa… aunque, como en las anteriores entregas de esta serie -en las que vimos el curioso origen de los nombres de O Barco y Viana do Bolo-, la realidad es más fuerte que la imaginación. 

El topónimo Rabo de Galo remite, tal vez, a un pájaro famoso con una cola especialmente lustrosa, el motivo de este nombre tiene más que ver con la orografía y menos con la mitología. “Noutras ocasións -escribe Fernando Cabeza en “Toponimia de Galicia”- son fincas ou predios as que, por seren alongadas e con forma de punta, foron tomadas coma rabos polo inconsciente popular”, y pone como ejemplo el caso de Rabo de Galo.

Lo corrobora Afonso Salvador Rodríguez en “Toponimia do Val de Fragoso”, cuando habla “do grupo de microtopónimos que aluden á forma estreita –e en moitos casos curva– que presentan moitos terreos, que lembran a cola dun animal, como Rabo do Porco, Rabo de Galo ou Rabo de Lobo”. Misterio resuelto… pero aún quedan curiosidades por descubrir.

El barrio con nombre de cóctel

Entre las curiosidades de este barrio -que antaño fue una localidad independiente de la ciudad-  está “O retórico”, un concelleiro de Mombuey que en 1850 quiso cambiar algunos nombres ourensanos por “ridículos o contrarios al gusto y adelanto de la época”, o por estar en gallego. Según cuenta Atrio Menéndez en “Del Ourense antiguo”, “O retórico” habría querido cambiar Rabo de Galo por “Cola de Pollo”... además de Mariñamansa por “Patata fina” o Regueiro Fozado por “Arroyo turbio”. Evidentemente, no se le aceptó el cambio.

cóctel

Para la última curiosidad, nos vamos a la otra punta del océano, y es que Rabo de Galo comparte topónimo con los cócteles más elegantes. No solo lleva el mismo nombre que un clásico moderno brasileño -el rabo de galo, mezcla al 50-50 de vermú y cachaça-, sino que la propia palabra cóctel significa “cola de gallo”, del inglés cock (“gallo”) y tail (“cola”).

En este sentido, existen varias versiones sobre por qué estas mezclas alcohólicas se llaman así: algunos dicen que es por que los camareros llamaban cock a la llave del barril, la usaban para mezclar lo que estaba en el fondo -en la cola, o tail- del recipiente. Otra leyenda lo relaciona con las peleas de gallos, donde se bebería “Cock’s Ale”.

Otra historia nos habla de una mezcla de bebidas cuyos colores exóticos hicieron a alguien exclamar “¡esto es más bonito que la cola de un gallo!”, a lo que la parroquia respondió con un brindis: “¡Viva el cocktail!”. Sea cual sea la verdad tras la leyenda, nos quedamos con esta última exclamación: ¡viva Rabo de Galo!