Ourense

Finanzas, femenino plural

Ourense

Finanzas, femenino plural

photo_camera Isabel Iglesias Arce, planificadora de finanzas, posa en su despacho con el libro recién publicado. (FOTO: José Paz)
Durante el confinamiento de la pasada primavera, la ourensana Isabel Iglesias Arce, planificadora de finanzas, lo tuvo claro: se puso a escribir "Finanzas en Femenino". Cada página invita a dar el salto al ahorro y la inversión, no solo pensar en hacerlo

El libro comienza así, recordando la fábula de las ranas: "Tres ranas iban flotando río abajo sobre una hoja y una de ellas decide saltar al río. ¿Cuántas ranas quedan encima de la hoja?" La mayoría dan como respuesta dos. Sin embargo, la respuesta es tres. "Decidir saltar y hacerlo son dos cosas diferentes", leemos. Decidir ahorrar y hacerlo, también. Y planificar las inversiones o los ingresos para cuando la jubilación. Y tantas otras cosas. Isabel Iglesias Arce despacha en las casi 160 páginas de Finanzas en Femenino (ed. Liter_aquel) una serie de argumentos llenos de lógica y sentido común en la gestión de la economía doméstica.

Pero, antes de la fábula de las ranas está un prólogo del experto en marca personal Davíd Díaz Robisco y, claro, antes, el título, que sugiere algún lugar común para una pregunta. ¿Por qué finanzas en femenino? "Llevo toda la vida trabajando en temas relacionados con planificación de finanzas y en el 90% de las ocasiones al otro lado de la mesa está un hombre y me apetecía que las mujeres le diésemos importancia al tema de las finanzas", explica la autora. Y es que, " ya que somos tan buenas en la economía familiar, también debemos dar un paso y generar un poco de interés".

"Ahorrar e invertir no es complicado", insiste en el libro, "no hace falta que te suban el sueldo y no tienes que esperar a tener algún dinero ya ahorrado". Isabel Iglesias tira de su yo pedagógico y adelanta que "vamos a encontrarnos un libro muy práctico en un idioma muy de andar por casa, con cantidad de ejemplos en los que todos se van a ver reflejados o ver reflejadas personas que conocen". Y añade: "Lleva unas claves muy sencillas para empezar a ahorrar, cómo hacerlo y cómo establecer sistemas de ahorro y dar un paso más para invertir tu dinero".

Recursos como ejemplos, tablas explicativas, textos de apoyo para hacer más sencilla la digestión de los números, códigos QR para acceder a videos explicativos... Todo está al alcance del lector. Ejemplos de la hucha que recibimos cuando niños, tópicos sobre el dinero que algún día vendrá (cuento de La Lechera incluido) se salpican en el texto. Como aquel que resume en el texto: "Me encuentro con gente que vive hoy con los ingresos que espera tener en el futuro como por ejemplo ya cobraré una herencia, seguro que en unos años me ascienden, voy a vender una propiedad..."

La autora, con el ejemplar en la mano, dice no querer "que se quede en un libro que solo leas, sino que te incite a ponerlo en práctica; me gustaría que la gente al acabar dijese bueno lo vamos a poner en práctica".

No se revela el final, pero Isabel Iglesias resume que concluye "con un ejercicio práctico de una familia a la que asesoré desde el principio y pongo sus trabajos, sus ingresos, lo único que hice fue cambiarles los nombres y los trabajos a los que se dedican". 

Finanzas en Femenino analiza "solamente cuatro tipo de productos diferentes para que la gente sepa exactamente lo que es ese producto, de qué debe informarse y hacia dónde debería dirigir todas sus inversiones", dice la autora. 

Cinco lectoras cero "a las que no conocía de nada", hicieron alguna aportación a la obra, "pero de lo que más satisfecha estoy es que las cinco tienen ahora en marcha su plan de inversión y ahorro". 

Isabel cree, además, que hay muchas opciones para gestionar el dinero, no solo dejarlo en los bancos sin rentabilidad alguna. Es para tomar nota en una provincia donde las entidades custodian 9.200 millones de euros de los ahorradores de la provincia. "Es lo que hemos hecho toda la vida", indica Isabel Iglesias. Pues ahora se abren vías nuevas de conocimiento para gestionar las finanzas, también en femenino y en plural.