Ourense

El mensaje apocalíptico de Jácome a los empresarios: "Si fuera Terminator, esto sería el juicio final"

Ourense

Ourense

El mensaje apocalíptico de Jácome a los empresarios: "Si fuera Terminator, esto sería el juicio final"

El alcalde de Ourense "pinta" un futuro pavoroso en la gala de los premios AJE. Un puñado de predicciones a medio camino de Metrópolis y La Polla Records con el que Jácome se despachó en una noche que celebraba el talento de los jóvenes empresarios

Un mundo apocalíptico, "dominado por la inteligencia artificial" y en el que los empresarios tendrán que "morir, matando". En este tono fue el discurso del alcalde de Ourense, Gonzalo Pérez Jácome, en la gala de ayer de los premios AJE. Palabras improvisadas -"no soy una persona que escriba lo que voy a decir porque me gusta estar a la última", advirtió- en torno a la "cruda realidad" que se avecina para los emprendedores: "Vamos, que si fuera Terminator nos enfrentamos al día del juicio final", remachó.

Jácome arrancó su intervención azotando al funcionariado: "El mundo sería como Cuba o Corea del Norte si todos fuésemos funcionarios". De hecho, matizó, "la Unión Soviética se fue al tacho". Frente a ellos, los empresarios son "auténticos héroes locales", pero la diferencia de sueldo entre unos y otros "es abismal", por lo que "se van a producir dos castas; el sistema funcionarial se está convirtiendo en una nobleza".

Entre profecías y latigazos, tuvo a bien el alcalde propinarle a la TVG -una de las premiadas de la noche-, una bofetada en toda regla: "Es la antítesis de la buena gestión porque tiene un millón de euros de ingresos y 100 millones de gasto. Creo que no es el ejemplo a seguir y tenemos que ser muchísimo más valientes; es la cruda realidad".

Y crudo fue el final de su alocución, cuando advirtió al personal de que los empresarios son "algo en peligro de extinción". Por eso, desde el Concello se va a pon en marcha el Centro de Inteligencia Artificial, "que lo va a cambiar absolutamente todo". "Es muy posible que en las próximas décadas no exista el libre mercado porque la inteligencia artificial, al dominarlo todo, el ser humano no tenga nada que aportar; (...) va a haber unos cambios vertiginosos, que van a ser asombrosos". De ahí deduce el regidor, enardecido en su filípìca, que los emprendedores lo tendrán cada vez más difícil y no les quede otra que "morir matando". Y, abundando en este futuro negro carbón, "atornilló" así su discurso: "Vamos, que si fuera Terminator nos enfrentamos al día del juicio final". Palabra de alcalde.