La Región

REPORTAJE

Los nueve ourensanos del Líbano

La Brilat despliega parte de su personal en una misión en la frontera libanesa que perdurará hasta mayo de 2019. Entre ellos, nueve ourensanos dispuestos a ser un apoyo básico para la población local

El soldado Brais Patiño Ullan, el cabo Víctor Rivera Gendre, el cabo primero Miguel Estévez Estévez, el soldado Daniel Alonso González, el soldado José Toro Pérez, el capitán Jacobo Pardo Sarria, el cabo Borja Domínguez Mozo, el sargento primero José Carlos Feijoo González y la cabo primero Marta González Vázquez posan en la base de la Brilat en el sur del Líbano.
El soldado Brais Patiño Ullan, el cabo Víctor Rivera Gendre, el cabo primero Miguel Estévez Estévez, el soldado Daniel Alonso González, el soldado José Toro Pérez, el capitán Jacobo Pardo Sarria, el cabo Borja Domínguez Mozo, el sargento primero José Carlos Feijoo González y la cabo primero Marta González Vázquez posan en la base de la Brilat en el sur del Líbano.
Los nueve ourensanos del Líbano

Es una de las brigadas más jóvenes del Ejército y despliega misiones que van desde la vigilancia en los montes ourensanos durante la época incendiaria hasta labores para conseguir un ambiente de paz en la frontera libanesa. Es la Brilat, con una de sus sedes en Pontevedra, que ahora mismo tiene a parte de su personal en el Líbano. Entre los componentes, nueve ourensanos. La cercanía con sus hogares es el principal motivo por el que entraron en esta brigada, según cuentan al otro lado del teléfono.

"Estamos en una misión internacional que consiste en la monitorización del cumplimiento de la resolución de las Naciones Unidas para el sur del Líbano y de los acuerdos firmados por parte de Israel y el Líbano. Gracias a esto, se ha conseguido un ambiente de paz y seguridad. Donde se plasma el trabajo es en contribuir de forma activa con las instituciones del gobierno libanés, esperando que gracias a esto, en un futuro no lejano, se puedan encargar ellos mismos", avanza el capitán Jacobo Pardo Sarria, ourensano que creció en el barrio de O Couto. Está en la célula de cooperación cívico-militar y es jefe de planes y proyectos nacionales.  "Uno de los pilares básicos es el apoyo a la población local. Además, soy el nexo de unión entre lo que se hace en el terreno y España. Lo más gratificante es ayudarles y comprobar que mis compañeros están en un ambiente de calma", dice. Lleva un año y cuatro meses de capitán, el cargo que le permitió estar en Galicia, cerca de su familia y amigos.
José Carlos Feijóo González es sargento primero. Especialista y el jefe de instalaciones de la base Miguel de Cervantes. "Me dedico al mantenimiento de las plantas de generación de energía, las potabilizadoras o la red de distribución. Esta misión me da la oportunidad de tratar con gente de muchas nacionalidades", cuenta este ourensano de A Ponte.

El cabo primero Miguel Estévez Estévez es uno de los veteranos. Afronta su cuarta misión en el Líbano, destinado en la oficina dando apoyo logístico al personal: "Cada misión es diferente, pero todas con la misma ilusión". Lleva 25 años en la Brilat: "La conozco más que mi casa.", bromea.

La cabo primero Marta González Vázquez es la ourensana del grupo. Está destinada en la unidad de transmisiones y además enseña español a los niños libaneses, lo que considera una experiencia de lo más gratificante. "Además de ver que se cumplen los objetivos", añade. De Cudeiro y con marido también militar, entró en la Brilat por la cercanía con su casa. Y ya va a cumplir 19 años allí.

El cabo Borja Domínguez Mozo está en la unidad logística y es el conductor de cisterna. "Ayudo a la gente que patrulla en posiciones avanzadas y también enseño español. Me viene muy bien porque les enseño sobre gastronomía, ya que soy alumno de Vilamarín, y yo aprendo de su comida". dice. El cabo Victor Rivera Gendre pertenece a la unidad de ingenieros, en el pelotón de zapadores. "Nuestro trabajo es un popurrí. Hacemos de albañiles, aportamos a la fuerza cuando está fuera en trabajos con la IED (artefacto explosivo improvisado), y nos dedicamos a la construcción y mejora de las instalaciones", explica el cabo, que lleva 11 años en la Brilat después de entrar "para probar".

"Lo más gratificante de la misión es ayudar a las comunidades de aquí y ver que nuestro trabajo es eficaz"

El soldado José Toro Pérez es artillero del batallón del cuartel general. Es el furriel que entrega todo tipo de material a sus compañeros. "Además soy el auxiliar de la compañía. Lo más gratificante es ser funcional y que a mis compañeros no les falta nada", cuenta.

El soldado Brais Patiño Ullan pertenece al pelotón de zapadores y se encarga de la mejora de infraestructuras. "Lo más grafiticante es ver la obra terminada y estar con mi segunda familia", comenta Patiño, que lleva cinco años en la Brilat.

Por último, y desde Verín, el soldado Daniel Alonso González, que explica cómo todos han formado "una piña". Desarrolla su trabajo en la unidad de ingenieros y además de reforzar la base, trabaja en las infraestructuras. "Siento un gran compañerismo y me gusta poder ayudar a la gente a estar segura y sentir que mi trabajo es eficaz", comenta. Cumplirá cinco años en la Brilat.

Por delante, otros cinco meses de trabajo hasta la vuelta a casa, programada para mayo de 2019.