Ourense

“Soy autónoma y apuré hasta dos días antes del parto para coger la baja”

Ourense

OPINIÓN

“Soy autónoma y apuré hasta dos días antes del parto para coger la baja”

Diferentes vecinos de Ourense dan su punto de vista sobre los permisos de maternidad y paternidad

Daniela Fidalgo: “Soy autónoma y apuré hasta dos días antes del parto para coger la baja”

Daniela Fidalgo, de 39 años, es trabajadora autónoma y regenta el bar Bok2 frente al Campus universitario. "Apuré hasta el último momento para coger la baja, hasta dos días antes de dar a luz, porque los trabajadores por cuenta propia no tenemos suplentes, debemos contratar uno para que cubra nuestros días".

Señala que con la baja del primero, "de los 800 euros que cobraba me quedé en 600 escasos y encima tenía que contratar a otra persona a jornada completa, así que me lo pensé muchísimo para tener el segundo, porque el Gobierno no da ningún tipo de ayudas".Finalmente estuvo "tres meses y pico, pero porque tengo una pareja que aportaba económicamente a la familia".

Carlos Manso: “El permiso por paternidad es un gran avance para la conciliación”

Carlos Manso acaba de pedir la baja por paternidad en su lugar de trabajo."Los 28 días que te concede la ley de Seguridad Social y otros tres que me da la empresa, aunque por ley son dos para las empresas en general", explica.

Considera que todavía "es poco, porque para un padre siempre es escaso; hay que darle al bebé biberón cada tres horas, cambiarlo, pasearlo... Y, bueno, siempre quieres estar más tiempo con él". En todo caso, considera que la baja por paternidad "es un avance en favor de la conciliación familiar", ya que si no existiera, "aunque es verdad que la madre solicitó cuatro meses de baja", podría obligar a echar mano de terceras personas para atender al bebé.

Roberto Badás: “Siempre parecen pocos días, pero antes había bastantes menos"

Roberto Badás, con 38 años y que lleva más de 10 trabajando en Aceites Abril, solicitó a la empresa  la baja por paternidad, "que ya disfruté", y ahora ha conseguido un cambio de horario para poder ayudar a su mujer en el cuidado del niño.

 "Mi mujer pidió en la suya que la pusieran en el turno de mañana y yo pedí el de tardes durante esos dos primeros años de la niña", explica Roberto Badás.

Reconoce que "a los padres siempre nos parecen pocos los días libres por baja, pero antes había bastantes menos, así que...". Y apunta que si no se contara con esa baja laboral "habría que echar mano de otras personas".

Manuela Seoane: “Si no existiera la baja, la madre tendría que dejar el trabajo por el bebé”

Manuela Seoane Pía trabaja para la empresa Valoriza, aunque cuando pidió la baja estaba en Seralia y sumó "las 16 semanas marcadas por ley con las correspondientes a la lactancia y las vacaciones, un poco como hace la mayoría de la gente", explica.

Subraya que "si no hubiera esa baja por maternidad; primero, la gente se pensaría más lo de tener  un niño y en muchos casos, la mujer tendría que dejar el trabajo para atender a su hijo en condiciones".

Manuel Seoane, en concreto, ha optado por "una reducción de jornada para poder dedicar más horas al bebé". Aunque significa una reducción de salario, "personalmente me compensa".

Patricia Caíña: “Es muy difícil que te dejen días para atender a familiares”

Patricia Caíña es representante sindical de la CIG en una cadena de supermercados gallega y lleva casos de trabajadores que han pedido reorganizar su horario laboral para atender a un familiar dependiente. Constata que "es muy difícil, cada vez más, que te dejen esos días para atender a familiares directos que estén a tu cargo".

Recuerda que "entre los últimos casos están los de una amiga y una compañera, cuyas parejas sufrieron sendos accidentes y quedaron dependientes de ellas, pero no les concedieron los días porque no estaban  casados". Reconoce que "a nivel legal no tenían derecho", pero recuerda otro caso en el que "se trataba de una madre que tenía problemas tanto físicos como psíquicos, con alzhéimer, y no le dieron la flexibilidad horaria que solicitaba".