Ourense

Las sucesivas incidencias en trenes en el último mes crispan a los usuarios

Ourense

TRANSPORTE FERROVIARIO

Las sucesivas incidencias en trenes en el último mes crispan a los usuarios

Un Alvia Madrid-Galicia, en A Mezquita.
photo_camera Un Alvia Madrid-Galicia, en A Mezquita.
Solo la última semana se han completado cinco tramos en autobús por problemas técnicos. "No es normal", dicen los trabajadores

Averías, problemas técnicos e  inclemencias meteorológicas crispan a usuarios y trabajadores de las líneas de Renfe. A los ya conocidos problemas en los regionales a Santiago, la línea Vigo-Ponferrada o la falta de locomotoras en los trenes hoteles a Barcelona y Madrid, con la entrada de 2020 se han multiplicado las incidencias en los Alvia que comunican Ourense con Madrid. Los usuarios ya sufrieron a lo largo de 2019 dos cortes de la vía (en mayo y en noviembre) con motivo de las obras del AVE, a lo que suman ahora cortes por diversos fallos.

El tren que salía ayer a las 14,25 de Madrid destino Galicia acabó llevando a destino a los pasajeros en autobús por una interceptación de vía; el Alvia que había salido una hora antes también sufrió una incidencia técnica y llegaba con casi tres cuartos de hora de retraso.


Goteo constante


Podrían parecer hechos aislados, pero a primera hora, ayer de nuevo, el Alvia de las 9,20 horas que salía de la ciudad del Lérez destino Madrid pasaba casi una hora tarde por Ourense al demorarse su salida en origen por una incidencia en otro tren. Sin ir mucho más atrás,  tanto el Alvia Madrid-Pontevedra  como el Santiago-Madrid, ambos con paso por Ourense, acumulaban 65 y 130 minutos de retraso por "avería " e "incidencia técnica".

 Todo esto, la misma semana que los trenes hacia el País Vasco y Cataluña se veían afectados por la caída de la catenaria en León  y pocas semanas después de que viajeros en dirección a O Barco  se quedaran tirados a la intemperie durante horas, o después e que a finales de enero 379 pasajeros estuvieran cuatro horas retenidos en Olmedo en el Alvia que venía de Madrid. A todo ello se suma a que los viajeros al País Vasco deben completar los últimos kilómetros de trayecto  en autobús para llegar a Bilbao tras los últimos cambios aplicados. 

Al menos una quincena de trenes Alvia a Madrid sufrieron retrasos de media hora o incluso tuvieron que realizar transbordos en autobús desde la segunda quincena de febrero, y solo en la última semana hubo traslados en autobús en al menos cinco trayectos. A esto se suman un transbordo en bus en un tren hotel,  retrasos importantes en otros tres, en dos Interciy y una hora de retraso el pasado días dos en un Regional Express a Vigo por el tiempo.

 "Esto no es normal", sostiene Emilio Juan Rodríguez Pérez, presidente del comité de empresa de Renfe Operadora en Ourense. "Llevamos años advirtiendo de la falta de recursos y de la necesidad de renovar un material que está vetusto. Además, los talleres tienen dificultades de obtener piezas para reparar material. Hay una serie de cosas que no son normales y, particularmente, Ourense está muy defenestrado", añade Rodríguez, que si bien dice que "en los últimos días se deben a causas externas, ya son muchas las incidencias que estamos sufriendo, especialmente en Ourense", indica.

Y es que los representantes de los trabajadores aprecian "falta de mantenimiento de la infraestructura", consideran que "solo hay inversión para el AVE y para el Eje Atlántico", en la línea A Coruña-Vigo. El presidente del comité de empresa reconoce la "preocupación" porque "se dan más incidencias". 

Señala que los profesionales intentan hacer bien su trabajo "pese a los pocos medios que tienen" y pide a los afectados por retrasos "que protesten, porque a veces se quedan solo en emitir su queja en las redes sociales, y eso no nos llega a para presiona". La plantilla "no está ajustada a la carga de trabajo" que soportan y en Ourense eso "se nota".


Renfe: todo en orden


Según la respuesta ofrecida por Renfe hace unas semanas, la distribución geográfica de la plantilla "se adecua a las cargas de trabajo y a la oferta comercial". En cuanto al mantenimiento, sostienen que se realiza el mismo plan en los trenes que en el resto de España, " lo que no impide que se produzcan esporádicamente averías que afecten al normal funcionamiento del servicio".

Además, tras el incidente del pasado 12 de enero donde decenas de viajeros se quedaron tirados en San Clodio (Lugo), que siempre puede recordaron haber "causas imprevistas", como causas temporales, arrollamientos, avería del material, indisposición del maquinista...

Mientras la crispación crece, los datos auditados de los últimos tres años completos (de 2016 a 2018) habñlan de que las incidencias graves –retrasos de más de 30 minutos– se multiplicaron por 15 en la línea Vigo-Ourense Ponferrada (de 7 en 2016 a 101 al cierre de 2018), aumentaron de 20 a 23 en la de Santiago a Ourense y están a la baja en el Avant entre Ourense y A Coruña.  


Cada vez más quejas por largas esperas


Los pasajeros emiten cada vez más quejas a Renfe. "Decís que son incidencias técnicas pero no tenéis maquinistas", señalan algunos usuarios, crispados por retrasos de casi 2 horas ayer en el Alvia destino a Madrid. La falta de maquinistas pasa factura y los sindicatos de Renfe reconocen que cuando no hay suficientes es Ourense una de las provincias que más sufre, especialmente en la media distancia.  El pasado martes, un socavón en A Gudiña dejaba múltiples retrasos y algunos usuarios se quejaban de falta de información. "Llevamos 90 minutos esperando en A Gudiña, hay gente mayor, en una estación sin calefacción ni baño. ¿Dan alguna solución alternativa?", preguntaba uno de ellos a Renfe. 

Y es que las estaciones, muchas de ellas desangeladas y sin atención al público, son otro de los problemas. La instalación de máquinas autoventa sigue adelante y ya se han colocado en Carballiño y O Barco. "Últimamente hay muchas averías, me fastidiría que desaparecieran las estaciones", apunta Reyes Fernández, usuaria de la estación barquense.