Ourense

Última bala de Armería Marcial en rúa Progreso

Ourense

Ciudad

Última bala de Armería Marcial en rúa Progreso

La tienda se traslada después de permanecer más de un siglo en la calle Progreso. (Foto: Óscar Pinal)
photo_cameraLa tienda se traslada después de permanecer más de un siglo en la calle Progreso. (Foto: Óscar Pinal)
Tras 105 años la histórica tienda se muda a la avenida de Buenos Aires

A la tercera (generación) va la vencida y la histórica tienda Marcial Feijoo cambia de ubicación. Hay mudanza en Progreso, 36, el emplazamiento de toda la vida. La búsqueda de un local más grande y, sobre todo, un alquiler más asequible llevan a los propietarios a coger munición y artes de pesca e irse a la avenida de Buenos Aires. Ellos no cierran, un estigma que afecta a muchos históricos establecimientos de la ciudad.

En el año 1915 Marcial Feijoo Barreiros montó el negocio que habría de ser la semilla que brotaría durante dos generaciones más. Desde niño su hijo, Marcial Feijoo Rodríguez (hoy con 93 años) también empezó echando una mano, para quedarse luego con el negocio. El fundador de la armería hizo todo lo posible para que cuando a su hijo le tocase hacer la mili fuese como voluntario, que le garantizaba elegir destino; es decir, quedarse en Ourense.

Jugaba Marcial Feijoo Rodríguez en Club Deportivo Ourense y, por lo tanto, todo quedaba en casa. La transferencia del negocio fue también mimética. Su hijo, nieto del fundador por lo tanto, está ahora con el negocio. Marcial Feijoo Alonso, de 53 años, ha decidido dejar una parte de su historia, de la de su familia y, si se quiere, del comercio ourensano para hacer la mudanza.

"Me costó un poco arrancar por una cuestión sentimental, al principio estaba un poco desanimado, pero ya estoy contento y con ganas", reconoce justamente el día en el que firmó el contrato para irse a la avenida de Buenos Aires. "Yo entiendo a los propietarios del local, pero el alquiler aquí ya era un poco alto", advierte. Por eso cambia de ubicación, deja una tienda de 40 metros cuadrados para irse a otra con casi cien. 

La venta de armas y munición, por razones obvias, están bajo un control estricto y las operaciones son muy limitadas. Otras, como las artes de pesca, permiten mantener un volumen de ventas para sostener la actividad. Como consecuencia del traslado la Armería Marcial diversificará sus ventas potenciando productos para tiempo libre y aventura. La ubicación actual se queda desarmada. Muy cerca, en Alejandro Outeiriño, la Armería La Lira, cerró hace años. Un negocio que curiosamente fundó un hermano de la abuela de Marcíal Feijoo Alonso, una familia de armas tomar.