VIVIR mejor

Indicación dietética en la esofagitis

VIVIR mejor

¡Somos lo que comemos!

Indicación dietética en la esofagitis

Las cremas ofrecen una textura suave y pueden incorporar varios alimentos.
photo_cameraLas cremas ofrecen una textura suave y pueden incorporar varios alimentos.

¿Qué recomendaciones alivian las molestias al tragar alimentos cuando hay esofagitis y sequedad bucal? María González (Ourense)

Cuando las personas sufren algún problema que dificulta la alimentación oral habitual como sequedad bucal o esofagitis, es necesario incorporar una estrategia de alimentación modificada. La exposición prolongada de las paredes del esófago al ácido gástrico puede provocar esofagitis (inflamación del esófago) erosiones, úlceras y cicatrices, pudiendo llegar a situaciones incluso de disfagia (dificultad para tragar los alimentos).

Los síntomas de esofagitis y reflujo gastroesofágico pueden alterar la capacidad para consumir una dieta adecuada e interferir con el sueño, el trabajo, los acontecimientos sociales y la calidad de vida en general. El cambio de la dieta debe tomar en cuenta el síntoma específico y el estado nutricional de la persona.

Pueden presentarse situaciones importantes en las que no se logra comer y mantener el estado nutricional-energético de la persona y se requieran complementos alimentícios de forma líquida, ahora bien, lo óptimo es mantener primeramente y en lo posible, el consumo de alimentos habituales.

Algunas indicaciones dietéticas que mejoran la ingesta de alimentos en estas alteraciones:

- Ingerir alimentos blandos y húmedos ricos en cremas.

- Tomar raciones densas en nutrientes y de poco volumen.

- Evitar alimentos ácidos y muy especiados cuando exista inflamación (pimienta, picante, curry, etc.).

- Tomar los alimentos a temperaturas de templadas y probar alimentos fríos, (según tolerancia, pueden tener un efecto reconfortante).

- Evitar comidas abundantes y ricas en grasa.

- Evitar alimentos secos, ásperos o rugosos.

- Evitar ingerir alimentos entre 3 y 4 horas antes de acostarse.

- Adecuar la ingesta de líquidos.

- Evitar el consumo de frutas cítricas, la cafeína, los condimentos o aliños ácidos (vinagre, jengibre,) los alimentos picantes y las salsas de tomate.

- Valorar suplementación específica para evitar deficiencias (ciertas vitaminas y minerales se afectan por la hipo absorción).

- Evitar bebidas alcohólicas y tabaco.

- Mantener una higiene oral correcta (limpieza y enjuagues frecuentes de la boca)

- Elevar la cabecera de la cama unos 15-20 cm. (Disminuye la probabilidad de reflujo nocturno).

- Evitar movimientos bruscos y frecuentes de tronco hacia adelante.

- Cumplir las pautas de medicación prescrita por su médico.


Envíe sus dudas a: 

[email protected]