Valdeorras

Un catamarán en el Sil, otro atractivo turístico para A Rúa

Valdeorras

Un catamarán en el Sil, otro atractivo turístico para A Rúa

Joana Gómez, Raúl Yáñez, Alejandro Vieitez, José Vicente Solarat y Álvaro Fernández.
photo_cameraJoana Gómez, Raúl Yáñez, Alejandro Vieitez, José Vicente Solarat y Álvaro Fernández.
La embarcación superó la prueba y podría abrir una ruta fluvial desde la próxima Semana Santa

Un catamarán desplazado por la empresa Siltrip realizó ayer dos viajes sobre las aguas del río Sil, en el embalse de San Martiño, no encontrando ninguna barrera física que volviese inviable crear una ruta fluvial desde el embarcadero del área recreativa de O Aguillón. La superación de esta prueba acerca la posibilidad de ampliar la oferta turística de A Rúa con viajes en este tipo de embarcaciones.

El timón fue guiado por Alejandro Vieitez, de Siltrip. La experiencia que adquirió en los casi 10 años que lleva al frente de una empresa que utiliza el embarcadero de Os Chancís, en la Ribeira Sacra lucense, le permitió confirmar la viabilidad de la ruta fluvial. "Lo tenéis todo para ser zona turística", dijo. Inmediatamente, resaltó las características naturales, históricas, vitícolas y patrimoniales de la ruta.

Solarat: "es mimetizar lo que otros hacen bien. Será una fuente de recursos para el sector servicios"

En la gélida mañana de ayer, con el empresario embarcaron el alcalde y el responsable del área municipal de Cultura, Álvaro Fernández López y José Vicente Solarat López, respectivamente. También navegaron los concejales Joana Gómez Díaz y Rául Yáñez Martínez, concejales del equipo de gobierno rues.

La ruta diseñada a modo de prueba cubre 7 kilómetros, enlazando O Aguillón con la presa de San Martiño. En este viaje, de menos de una hora de duración, los viajeros conocerán más de cerca los recursos naturales, los viñedos o las historias del ferrocarril, de la carretera N-120 y las hidroeléctricas del Sil, según explicó José Vicente Solarat.

Su paso por la presidencia del Consello Regulador de la Denominación de Orixe Valdeorras, en los que mantuvo una buena relación con su homólogo en la D. O. Ribeira Sacra, fueron determinantes en este proyecto. "Es mimetizar lo que otros hacen bien. Puede ser una fuente de recursos para el sector servicios. No inventamos nada, a apenas 8 kilómetros está la Ribeira Sacra", dijo, refiriéndose a las rutas en catamarán creadas aguas abajo del Sil y en el Miño. Añadió que los planes municipales pasan por sacar la concesión a concurso para que funcione en Semana Santa.

"Estoy ilusionado de que la prueba haya salido bien. A ver si apuramos los trámites burocráticos para ponerla en marcha. Es una opción de ocio", comentó Álvaro Fernández.


El embarcadero trivés no prosperó


A Rúa no es el único concello del oriente provincial que busca en la creación de una ruta fluvial un atractivo más para captar visitantes. El anterior equipo de gobierno de A Pobra de Trives, que dirigía Domingo Diéguez González, también analizó este proyecto y recorrió un tramo del río Bibei en un pequeño catamarán. Sin embargo, las características del terreno dificultaron la ejecución del proyecto, pues la profundidad y el escaso ancho del cauce impiden navegar a embarcaciones de cierto tamaño, según el concejal del anterior grupo de gobierno, Roberto González Castro. El edil insistió en la belleza de los parajes buscados para la ruta. "As vistas son moi boas", dijo.
Estos proyectos de rutas fluviales, tanto el rues como el de A Pobra de Trives, surgen tomando como referencia las existentes en la Ribeira Sacra, que fueron utilizadas por más de 100.000 turistas, según comentó Alejandro Vieitez, de Siltrip. Su catamarán tiene su base en Os Chancís (Sober), uno de los cuatro embarcaderos creados a orillas del Sil. Los restantes son Santo Estevo (Nogueira de Ramuín), Abeleda (A Teixeira) y Doade (Sober). A ellos hay que sumar otros dos, estos ubicados en las aguas del Miño. Son los de Belesar (Chantada) y Os Peares (A Peroxa).

Más en Valdeorras