Valdeorras

Los concellos apelan a la unidad para impulsar el sector turístico

Valdeorras

Turismo

Los concellos apelan a la unidad para impulsar el sector turístico

MIembros de una excursión del Concello de Moraña, ante la fachada principal del santuario de As Ermidas. (J.C.)
photo_cameraMIembros de una excursión del Concello de Moraña, ante la fachada principal del santuario de As Ermidas. (J.C.)
Toman como modelos el Patronato de Turismo del Bierzo y el Consorcio de la Ribeira Sacra

La política turística de ciertas administraciones está generando un sinnúmero de quejas de los empresarios ligados al sector turístico, quienes hacen un llamamiento a la unidad en Valdeorras. Las últimas críticas pudieron escucharse esta semana. Las realizaron los presidentes de la asociación Ruta do Viño de Valdeorras y la Asociación Empresarial de Valdeorras (AEVA), Joaquín Sánchez  Rodríguez y Araceli Fernández del Palacio. Mientras el primero ponía como modelos el Patronato de Turismo del Bierzo y el Consorcio de Turismo de la Ribeira Sacra,  Fernández del Palacio se quejó de que los esfuerzos del colectivo empresarial en este campo "han sido absolutamente frustrantes por la falta de voluntad política por parte de todas y cada una de las administraciones".

Es obligado matizar: las críticas no son para todas. La vicepresidenta de la Ruta do Viño de Valdeorras, Montserrat Rodríguez González, salvó de la quema al alcalde de A Veiga, único Concello que mantiene abierta una oficina de información turística en la comarca. "A Veiga nos lleva un mundo por delante. En Valdeorras no hay nada desarrollado, no tenemos ningún producto para vender", dijo.

Todos coinciden en que recursos hay (el bosque de tejos mejor conservado de España, Pena Trevinca, santuario de As Ermidas o castillo de O Bolo son algunos ejemplos) y la mayoría también opina que no están siendo aprovechados. Además, la ubicación de la comarca, entre un lugar declarado Patrimonio de la Humanidad (Las Médulas) y otro que aspira a la declaración (la Ribeira Sacra), podría aportar turistas a Valdeorras. Sin embargo, aquí, este recurso pasa casi desapercibido. Situaciones como la del santuario del siglo XVII de As Ermidas, en O Bolo, son impensables en otros lugares. Recibió aproximadamente 20.000 visitantes este año, según la estimación del guía que voluntariamente lo muestra a los turistas, José Vega Martínez. Sin embargo, no dejaron ni un euro en esta aldea, pues no hay tan siquiera un bar  para tomar un café.

Empresarios y alcaldes discrepan en torno a la oferta de servicios, pues estos últimos la consideran adecuada en tanto que el sector plantea que el número de visitantes de Valdeorras va en aumento y que, en determinadas fechas, los visitantes tienen difícil encontrar dónde dormir.

El directorio de empresas e establecementos turísticos de la Consellería de Cultura e Turismo asigna a la comarca 46 establecimientos, con 820 plazas de alojamiento. La mayoría están ubicados en O Barco (383), A Rúa (168) y A Veiga (112).

A primera vista, cabe reseñar dos casos: la ausencia del albergue de Xagoaza, promovido por el Concello de O Barco y que posee 16 plazas. Sí aparece el de Vilamartín, que oferta 44 plazas. También llama la atención la total ausencia de plazas para dormir en todo el término municipal de Larouco.

Empresarios y alcaldes coinciden en criticar al Xeodestino Manzaneda-Trevinca, que podría convertirse en Valdeorras-Viana, al salir Trives y entrar Viana y Vilariño de Conso. Los empresarios consideran "surrealista" que todos reconozcan su inoperatividad y que sea la única vía de acceso a los fondos de la Xunta.


Juan Anta: “A unidade é imprescindible"


Cuando se habla del turismo de Valdeorras todas las miradas se dirigen hacia A Veiga. Su alcalde, Juan Anta Rodríguez, tiene mucho que ver con el despegue turístico del Concello. Aquí está la única oficina de información turística de la comarca y también iniciativas como el Destino Starlight, el futuro observatorio astronómico, las rutas de senderismo homologadas por la Federación Galega de Montañismo, el Centro de Interpretación de Trevinca o las recuperadas playas del río Xares.

El regidor, Juan Anta, abogó por la unidad de la comarca para potenciar el turismo. "O reivindico constantemente. É imprescindible", dijo. Eso sí, matizó que esta unificación de criterios deberá ir acompañada de "unha aposta real, clara, concisa e con financiación".

En referencia al buen momento que atraviesa el sector en A Veiga, Anta Rodríguez aludió a tres factores fundamentales: el trabajo en equipo de la iniciativa privada y pública; la inversión por el potencial turístico y, en tercer lugar, una planificación detallada de todas las actuaciones.

Los recursos turísticos de la comarca también fueron destacados por este regidor, en su apuesta por un turismo de calidad y no estacional: "Temos moitísimo potencial".


Alfredo García reclama “más infraestructuras” e “máis iniciativa”


La necesidad de infraestructuras de servicios privadas fue subrayada por el alcalde de O Barco de Valdeorras. "Tiene que haber más infraestructuras y eso es de la iniciativa privada", dijo. Tras anunciar el aumento de plazas hoteleras en la villa, aseguró que "la unidad existe". Criticó el funcionamiento del Xeodestino Manzaneda-Trevinca. "El Inorde no hizo nada. Habrá que cambiar el Xeodestino. Valdeorras tiene que ser Valdeorras. No podemos perder un referente como el vino, como sucede en Ribeira Sacra o Rioja, donde hasta cambió el nombre de la comunidad autónoma".

La alcaldesa de Carballeda, María del Carmen González Quintela, explicó que "cada Concello pone en valor su patrimonio en consonancia con sus recursos. Los concellos lo ponemos en valor" y también incidió en la necesidad de una mayor implicación de la iniciativa privada para "que haya sitios donde comer o dormir. Falta iniciativa privada".

Finalmente, el alcalde de A Rúa, Álvaro Fernández López consideró que la oferta es adecuada a la demanda existente.

Más en Valdeorras