Imprimir

La UD Ourense frenó al Barco

Fabián Clinaz | 02 de noviembre de 2020


OURENSE (ESTADIO DE FÚTBOL O COUTO). 01/11/2020. OURENSE. Partido de fútbol de terceira división entre a U.D. Ourense e o C.D. Barco. FOTO: ÓSCAR PINAL
El derbi quedó en manos del conjunto rojillo, que recuperó el olfato goleador y consiguió sus primeros puntos en la liga

El derbi de O Couto se lo quedó la UD Ourense, que derrotó por 2-0 al Barco y de esa manera pudo abrazar una importante victoria que le reportan los tres primeros puntos en la liga.

El conjunto barquense arrancó más sobrio ante un rival al que le costó despertar, pero no supo aprovechar el dominio.

Poco a poco, los rojillos fueron corrigiendo ciertos fallos de sincronización, lo que le posibilitó ir ganando terreno. Rubén Durán, bien escoltado por Gabi Sanín, fue el motor en el medio campo y se encargó de abastecer a los atacantes Carlos De Dios y Hugo.

El partido entró en una fase donde no hubo un claro dominador, aunque los barquenses buscaron profundizar su juego por las bandas para colgar centros que jamás encontraron un buen rematador.

El delantero Juanito Bazo se fajó con los centrales, pero en esa pelea cuerpo a cuerpo siempre acabó perdiendo ante sus marcadores. De ahí que el ataque visitante se diluyera en los regates intrascendentes de Vera y De Pedro. El aporte de Pablo Rubio no encontró eco más allá de su firmeza y el hecho de querer darle dinámica al esquema que expuso el técnico Manolo Pérez.

Bien es cierto que la ocasión más nítida la tuvieron los locales, con un remate a bocajarro de Carlos de Dios que encontró la gran respuesta de Oviedo para despejar.

La segunda parte mostró a la UD Ourense mucho más decidida en busca de ese gol que se le negó en las dos primeras jornadas. De Dios se animó con un remate que se fue alto por muy poco.

Era una buena señal, ya que cinco minutos más tarde el propio ariete unionista generó la jugada del 1-0. Se filtró por la banda izquierda y su centro raso al corazón del área no fue bien despejado por los defensores, quedando un balón muerto que supo aprovechar Gabi Sanín con un disparo potente que se metió pegado al palo derecho, rompiendo así la sequía goleadora del equipo unionista.

El cuadro rojillo ganó en confianza, pero sin perder el orden ante un Barco que se dio cuenta que debía ir a por el empate.

Los cambios en la UD Ourense le aportaron frescura en ataque, poniendo en evidencia que había que sentenciar el derbi. Tuvo su oportunidad el lateral Alfredo al sacar una falta directa que alcanzó a despejar Oviedo a córner. 

El último cuarto de hora se transformó en un intercambio de golpes del que salieron más enteros los locales a pesar de perder a su gladiador Vieytes con un problema en el hombro.

Amín puso el 2-0

Migui, que había probado fortuna con un buen tiro, armó la acción del 2-0. Superó a su marcador entrando por la derecha y su centro lo aprovechó Amín, que llevaba tres minutos en el campo, anticipándose al defensa para meter la puntera y dejar finiquitado el partido.

El Barco, que parecía haberse desmoronado, no bajó los brazos, pero se encontró con los grandes reflejos del portero Dani que acabaron con las escasas ilusiones de rescatar algo de O Couto.

La UD Ourense toma aire, recuperó el gol y la confianza ante un duro rival que le permite sumar los primeros puntos del curso. 

Puede ver este artículo en la siguitente dirección https://www.laregion.es/articulo/deporte-local/ud-ourense-freno-barco/20201101221756982257.html


© 2021 La Región

© La Región S.A.

Contenidos con licencia Creative Commons