DEMOGRAFÍA

La recepción de inmigrantes aumenta el censo de O Barco

La tendencia a disminuir varió en los últimos meses y se aprecia un incremento de la población

Sede de la Cruz Roja Valdeorras, en O Barco, donde se desarrolla el programa de refugiados.
Sede de la Cruz Roja Valdeorras, en O Barco, donde se desarrolla el programa de refugiados.
La recepción de inmigrantes aumenta el censo de O Barco

La incorporación de inmigrantes a la población barquense logró variar la tendencia a disminuir que, desde hace años, acusaba el padrón. A principios de año, O Barco reunía a 13.497 personas, una cifra considerablemente inferior a los 14.034 contabilizados cinco años antes, en 2012. Este mes, el número de habitantes creció hasta 13.516, aún muy lejos de la cifra de hace un lustro, pero ligeramente por encima de comienzos de 2018.

El número de empadronados nacionales prácticamente no varió desde principios de año y pasó de 12.458 a 12.459. Este dato conlleva a que fue la población inmigrante la que aumentó en este periodo. Si a principios de año eran 1.039 los extranjeros residentes en O Barco, en la actualidad son 1.057.

El aumento no fue excesivo, la población solo creció en 18 habitantes, pero supone un giro en la tendencia a disminuir de los últimos años. "Estamos repuntando", comentó el alcalde de O Barco, Alfredo García Rodríguez. El regidor optó por la prudencia y prefiere aguardar a final de año para confirmar "la tendencia".

Dejando a un lado la población española y portuguesa que, con 12.459 y 497 habitantes, es la más numerosa, las naciones que cuentan con una mayor presencia en O Barco son los siguientes: Brasil (73), Rumanía (72), Marruecos (63), Colombia (61), República Dominicana (40), Venezuela (37) y Pakistán (22).

La llegada de refugiados del Programa Nacional de Reasentamiento, dependiente del Ministerio de Interior, puesto en marcha hace dos años por la asamblea valdeorresa de Cruz Roja es uno de los factores que influyó en el aumento de la población. Su presidente de, Maximino Alonso Alejandre, comentó que en los últimos meses llegaron 77 personas a la comarca. Algunos se marcharon, tras superar las tres fases del programa, pero la mayoría siguen en Valdeorras. Explicó que el 60% son menores de edad y que los restantes "están en O Barco trabajando y buscando empleo".

La llegada de los refugiados -Cruz Roja Valdeorras tiene actualmente 11 plazas libres- comenzó a cubrir el vacío dejado por aquellos inmigrantes que abandonaron la comarca en los primeros tiempos de la crisis económica.


García: "La gente viene porque ve futuro"


El presidente de la Asamblea de Cruz Roja Valdeorras, Maximino Alonso, resaltó la importancia de los refugiados llegados a O Barco. En primer lugar aludió a razones humanitarias, pero también explicó que, "en un futuro, van a cotizar para las pensiones de nuestros hijos". Una mejoría de la situación económica también puede influir en este aumento del padrón. "Ahora, la tendencia es a superar la crisis", añadió.

En este sentido también se pronunció el alcalde barquense, Alfredo García. Argumentó que "la gente va a un sitio cuando ve futuro".

Desde los sindicatos, el valdeorrés que está al frente de Minería, en FICA-UGT, confirmó que las canteras de pizarra comenzaron a coger trabajadores jóvenes, que tienen la opción de continuar en las plantillas de las empresas. En referencia a la contratación de operarios en el sector pizarrero, explicó que hay categorías laborales en las que la demanda de profesionales es superior a la oferta, como sucede con los operarios que manejan el hilo de diamante, perforistas o labradores.

La continuidad de los aproximadamente 2.400 empleos del sector no impidió que José Paradelo mostrase su preocupación ante la cifra de 813 desempleados del Concello barquense, en junio.