Baixa Limia

El Concello crea espacios de lectura en el rural de Bande

Baixa Limia

El Concello crea espacios de lectura en el rural de Bande

El nuevo espacio de lectura creado en el centro social de Corvelle, en Bande (MARTIÑO PINAL).
photo_camera El nuevo espacio de lectura creado en el centro social de Corvelle, en Bande (MARTIÑO PINAL).
La biblioteca pública municipal ha distribuido 2.000 volúmenes entre los cinco locales sociales

Acercar la lectura a la población que reside en el rural, fomentando la cultura y el voluntariado, son los objetivos del nuevo proyecto liderado por la biblioteca municipal de Bande con la creación de pequeñas sucursales en los locales sociales del municipio. Coincidiendo con el Día de las Bibliotecas, el Concello de Bande, a través de su alcaldesa, Sandra Quintas, daba a conocer la iniciativa que se ideó antes de la pandemia, pero que ahora se presenta como una herramienta muy útil para hacer más llevaderas las largas jornadas en casa. 

La propuesta surgió de la necesidad de liberar las estanterías y el espacio la biblioteca, con el objetivo de habilitar un área de estudio y lectura más amplio. Un expurgo de casi 2.000 volúmenes que ha permitido crear pequeños rincones de lectura en los locales sociales de Calvos, Corvelle, Ribeiro, Santa Comba y Vilar. "La acogida fue maravillosa, tanto por los responsables de los locales como por la gente a la que le hemos contado la idea", asegura la responsable de la biblioteca banduense, Laura Genma Escudero, quien explicó que se ha hecho una selección para dotar a cada centro con unos 400 libros en gallego y castellano de narrativa, teatro, ensayo o poesía, además de diccionarios y enciclopedias. "En los próximos meses se completará con la sección de infantil y la idea es incrementar los fondos cada año", apuntaba Escudero, quien recuerda que si alguna persona quiere un título concreto de la biblioteca, podrá tramitar el préstamo "y se lo haremos llegar al local social". 

Sin disculpas para no leer

El proyecto, que pretende dar un impulso a la cultura en el rural, no quiere quedarse aquí y Escudero adelanta que, cuando la situación epidemiológica lo permita, se organizará un encuentro a modo de presentación para incentivar la creación de una red de voluntarios que ayude a la gestión de esos espacios. "Queremos que formen parte activa del proyecto, que se encarguen del control, pero sobre todo que fomenten la lectura entre sus vecinos, que nos pidan actividades como cuentacuentos o que promuevan la creación de clubes de lectura. También queremos que les pongan nombre a su espacio", describía Laura Genma Escudero, quien insiste en que sin la implicación de los vecinos, este proyecto no se podría materializar.

Mercedes Méndez, presidenta de la asociación de vecinos de Corvelle, aplaudía la propuesta que les facilitará el acceso a los libros, a la vez que multiplican la oferta de su local social. "Ahora con el coronavirus está vacío, pero aquí casi todos los días hay algo: damos clase de gimnasia, manualidades, hacemos comidas entre los vecinos,...", describía la presidenta del colectivo, quien reconoce que ahora no habrá disculpas para no leer. 

La biblioteca municipal de Bande cuenta con unos 7.000 registros y algo más de 600 socios.