La Región

Aumentan las multas por mal aparcamiento en Celanova

El 2018 se cerró con 350 denuncias por aparcamiento, frente a las 229 registradas en el año 2016
La calle Celso Emilio Ferreiro es una de las que mayores problemas presenta.
La calle Celso Emilio Ferreiro es una de las que mayores problemas presenta.
Aumentan las multas por mal aparcamiento en Celanova

Las multas impuestas en el municipio de Celanova por mal estacionamiento han aumentado en los últimos años. Así, el pasado ejercicio se cerró con un total de 350 denuncias presentadas por la Policía Local contra propietarios de vehículos al aparcar de forma irregular. El dato es superior al registrado en el año 2016, cuando las multas por mal estacionamiento alcanzaron las 229, aunque algo inferior al del 2017: 376 sanciones. 

Son los meses de julio, agosto y diciembre cuando más multas se presentan, coincidiendo con las épocas de más visitantes en Celanova. Los estacionamientos en doble fila, sobre las aceras, en zonas de línea amarilla o en áreas de aparcamiento prohibido son los que mayores problemas presentan. 

Las cifras podrían incluso elevarse puesto que, de los 10 miembros que componen la plantilla de la Policía Municipal -incluyendo un oficial jefe-, en este momento tan solo cuatro se encuentran ejerciendo su función (cuatro de ellos se encuentran en estado de baja médica y un quinto ejerce una segunda actividad y está a punto de jubilarse). Esta escasez de medios hace que las multas sean notablemente inferiores a las sanciones cometidas.

En la actualidad, el casco urbano de Celanova cuenta con alrededor de 2.000 plazas de aparcamiento, de las cuales un millar están ubicadas en las calles del casco histórico, contando las del aparcamiento de As Triguerizas. Sin embargo, a pesar de que este número de plazas se ha mantenido, las multas han ido en aumento. Excepto en ocasiones puntuales, el aparcamiento municipal presenta a diario plazas libres, mientras se registran coches aparcados en doble fila en otras calles del casco urbano.

Desde el Concello, el nuevo equipo de gobierno estudia posibles soluciones para dar respuesta a esta situación. Una de ellas pasaría por "suscribir algún convenio con particulares que dispoñan de solares baleiros", con el objetivo de dar una respuesta "polo menos de xeito temporal" y conseguir "desconxestionar un pouco" el tráfico en el centro de la villa, en palabras del alcalde, Antonio Puga.