Celanova

Los lobos atacaron a una decena de ovejas en los montes de A Bola

Celanova

Sucesos

Los lobos atacaron a una decena de ovejas en los montes de A Bola

La propietaria, que ha perdido una veintena de cabezas este año, asegura haber visto por lo menos a dos animales 

Un grupo de lobos atacó el pasado sábado a una decena de ovejas en los montes situados bajo el núcleo de O Furriolo, en A Bola, matando a seis de ellas, llevándose a dos y dejando heridas a otro par de ejemplares, todos ellos de corta edad. Los hechos se produjeron a media mañana mientras su propietaria, Elvira Pérez, se encontraba con ellas. La afectada pudo ver, por lo menos, a dos lobos huir con las presas al asustarse por su presencia y la de los perros que la acompañaban. "Unha cousa é contalo e outra, vivilo", explicaba este lunes Elvira Pérez insistiendo en la "impotencia horrible" que le produjo el ver correr a los animales asustados "sen poder facer nada". La propietaria de la explotación ganadera, situada en el núcleo de San Simón, asegura haber visto "polo menos a dous lobos", a pesar de que "din que non hai diso por aquí". 

No es el primer ataque que sufren las ovejas de Elvira Pérez. El domingo anterior ya vio cómo el lobo atacaba a una oveja, que murió días después víctima de una infección provocada por las mordeduras, un final que augura que también puede llegar para los dos ejemplares que han sobrevivido a este nuevo suceso. Al mismo tiempo, insiste en que otros vecinos han sufrido situaciones similares "pero se desaparecen unha ou dúas, non denuncias". Sin embargo, algunos ganaderos de la zona habrían sufrido la baja de incluso seis cabezas en alguna ocasión, según relata Elvira Pérez junto a sus familiares.


Consecuencias del ataque


En lo que va de año, el rebaño de la vecina de A Bola se ha visto mermado en una veintena de piezas. "Empecei o ano con 270 e agora teño 245", asegura mostrándose afectada por las consecuencias del ataque. Debido al estrés provocado por el susto, "vai haber moitos abortos nas ovellas que están preñadas", que son ahora mismo muchas con vista a la época navideña. 

Estas pérdidas, han supuesto un duro golpe para Elvira Pérez que incluso llega a afirmar que, de seguir los ataques, tendrá que plantearse la continuidad de la propia explotación, en funcionamiento desde 1994. "Xa teño medo de ir ó monte", confiesa, por lo reiterado de los ataques.

No es la primera vez tampoco que la propietaria de la explotación pone en conocimiento de la Consellería de Medio Ambiente de la Xunta esta situación. "Despois veñen e din que non hai lobo", lamenta.

Este lunes, un agente se trasladó a la zona durante la tarde para elaborar el parte e iniciar los trámites correspondientes. A pesar de que la afectada llamó de urgencia el propio sábado, la visita no se produjo hasta pasadas más de 48 horas, tiempo en el que los cadáveres de las ovejas permanecieron a las puertas de la granja. Ahora, será un comité el encargado de confirmar si las muertes se produjeron por el ataque de unos lobos para abonar las indemnizaciones pertinentes. 

"Eu non teño soldo ó cabo do mes, vivo do que me dan estes animais" y es por eso que se muestra indignada con la situación. "Os que fan as leis protexen ó lobo e ós gandeiros, que?", se pregunta Elvira Pérez.


Pedro Rodríguez: “O único que prolifera son o lobo e o xabarín"


"O único que prolifera son o lobo e o xabarín". En estos términos se pronunció el presidente de la Asociación Agrogandeira do Macizo Central (Agromacen), Pedro Rodríguez Parente. Este colectivo, que reúne a más de 500 productores de la provincia, muestra su preocupación ante los daños causados por la fauna salvaje.

Las pérdidas generadas por los ataques del lobo fueron informadas por este colectivo a la directora xeral de Patrimonio Natural, donde plantearon que este animal "é unha especie invasora". Tras la reunión, el portavoz de los ganaderos invitó a los productores a denunciar todos los ataques y así detectar las zonas donde son más frecuentes.

La proliferación de esta especie está propiciando que sus ataques lleguen hasta las inmediaciones de zonas habitadas. Sin ir más lejos, en abril, los lobos mataron cinco ovejas y cuatro corderos a escasos 50 metros del parque empresarial barquense de A Raña. No muy lejos de allí, en la carretera que comunica O Barco con Santigoso, fueron vistos tres de estos animales, en las proximidades de la localidad de Viloira.

Pedro Rodríguez anunció su propósito de convocar una reunión con los alcaldes del Macizo Central para trasladarles su inquietud ante los problemas del colectivo, siendo el de los ataques de los lobos uno de los más importantes. El presidente de Agromacen explicó que les informará de la difícil situación que atraviesan.