Deporte local

Victoria de altos vuelos del Campus Ourense

Deporte local

RUGBY

Victoria de altos vuelos del Campus Ourense

El jugador del Campus Santórum posa el oval más allá de la línea de ensayo (A.C.)
photo_cameraEl jugador del Campus Santórum posa el oval más allá de la línea de ensayo (A.C.)

El Campus logró derrotar El Salvador B y, con la derrota del CRAT, se coloca en puesto de play off a falta de una jornada

Se querían centras en su partido sin preocuparse mucho en lo que pudiera hacer el CRAT de A Coruña. Dicho y hecho. El Campus Ourense sacó a delante un complicado partido ante el Salvador B, al que superó por 38-18, mejorando según avanzaba el crono. Pero es que, además, los coruñeses perdieron en su visita al VRAC B. Esta combinación de marcadores deja a los ourensanos terceros a falta de una solo jornada para el final. Lo que es lo mismo, en puestos de play off de ascenso y dependiendo de ellos mismos. Todo un logro.

Ni las ausencias de parte de la "armada extranjera" se notaron demasiado en el cuadro que dirige David Monreal. Y eso que la puesta en escena no fue excesivamente buena. Los visitantes vendieron cara su piel y se pusieron por delante en el marcador en el tramo inicial (0-7 y 7-10).

Fue el momento en el que el Campus mejoró su rendimiento ofensivo y volteó el marcador (24-15) gracias a su variedad de recursos. Eso sí, al filo del descanso, los vallisoletanos anotaron un golpe de castigo y se marcharon a los vestuarios 24-18.

En la reanudación, la defensa local dio un paso al frente para anular el juego de ataque visitante. Además, Clarke y Shearer dejaron sus habituales píldoras al otro lado del campo para que la renta se ampliase. El colchón ya era cómodo y el triunfo no corría peligro para el Campus Ourense, que ya miraba de reojo lo que ocurría en el duelo del CRAT.

Y la tarde fue perfecta. Los coruñeses cayeron 62-19 ante el VRAC B. Por lo tanto, el Campus es tercero con 74 puntos, Bera Bera (que también está metido en la pelea) cuarto con 73 y CRAT A Coruña quinto con 72. 

Solo queda una jornada. Los ourensanos dependen de sí mismos para lograr la hazaña. Tendrán que visitar a un Uribealdea que nada se juega ya. Una ocasión de oro. Si fallan ya habrá tiempo de pensar en el resto de campos, aunque parece poco probable que los resultados ayuden. Está en sus manos.