Euro

La industria musical vuelve a sonar con fuerza tras una década de pérdidas

Euro

€URO

La industria musical vuelve a sonar con fuerza tras una década de pérdidas

La música en vivo facturó el año pasado un 12,1% más que el año anterior.
photo_cameraLa música en vivo facturó el año pasado un 12,1% más que el año anterior.

El sector ha visto cómo la venta de música grabada ha subido por primera vez en 12 años. Empiezan a verse las primeras luces, después de una mala etapa.

Porque el que resiste, gana; la industria de la música sale de su letargo. Pero no todos los vientos soplan a su  favor. Como factores adversos, actúan la crisis económica y la piratería. A pesar del equívoco extendido, el usuario no es el pirata, sino quienes ganan millones -con parche en el ojo, y garfio en vez de mano-  a través de  los contenidos expandidos descontroladamente en internet. Antes las dueñas y señoras, eran las corporaciones discográficas multinacionales;  ahora, lo son, las grandes corporaciones de comunicación.

Y como columnas en las que se apoya la industria de la música: el resurgimiento del vinilo, el aumento de las ventas en formato cd, así como su proliferación regulada a través de internet, gracias al streaming (que da sus primeros pasos). Pero se alzan voces, conocedoras de la parte artística del negocio, que critican las nuevas tecnologías, aplicadas a la música; aunque a nivel negocio la beneficien. Entre los argumentos esgrimidos, está la reducción del rango de percepción del público, que se acostumbra  a una fórmula  homogénea que funciona, en detrimento de la innovación y de la expresividad. La música para poder ser escuchada por internet, ha de ir necesariamente muy comprimida;  y de ese modo se eliminan los matices, que la enriquecen.

Pero centrándonos en cifras, después de pasar por la peor década de su historia, con un desplome del 56% desde 2008, el sector ha visto cómo la venta de música grabada ha subido por primera vez en 12 años. Empiezan a verse las primeras luces, después de una mala  etapa. En 2015, la música en vivo, facturó un 12,1% más que en el año anterior. Si en 2014 fueron 173,5 millones de euros, en 2015  aumentó a 194,5 millones. A esta subida en los ingresos, ha contribuido la consolidación de los festivales y la recuperación de las grandes giras internacionales. Son también agentes de crecimiento, los formatos digitales -gracias al mencionado streaming- que come terreno al físico.

Todo da a entender que 2016 será el año que las ventas digitales de música superen a las físicas. Es esta una industria que, ha sabido adaptarse, aprovechando las ventajas de las nuevas tecnologías, el verdadero triunfador en la batalla musical a  nivel negocio. El gasto de los españoles en música, se incrementó en un  21,2% con respecto al  año anterior. Se trata del primer dato positivo, en más de una década. Los vinilos, han vuelto, incrementándose en un  85,7% en el pasado año, un formato que parecía muerto, resurgido de la mano de melómanos y de coleccionistas.

Al cd, también le ha ido bien, incrementándose en 2014 en un 22%. En este escenario, la  reivindicación de la bajada del IVA cultural continúa, desde que comenzó a aplicarse en 2012. Es  todavía esa pequeña luz intermitente tan diferente a la de sus países vecinos; como botón de muestra, Portugal con un 13%, o Irlanda con un 9%, siendo  Francia el menos castigado con un 5,5%. Porque todo llega, tarde o temprano si se ofrece calidad. Aún quedan muchas cosas por decir en la música, que sigue circulando, por cualquier fisura en lo tapiado, empujando por dar voz al sentir social. Pueden cambiar los modos, pero la música inalterable a ellos, siempre los sobrevolará, abriendo nuevas vías de negocio, que permitan su expresión. La música: inherente al alma humana

Más en Euro
Comentarios