Monterrei

Concluye la reforma de la obra en el Camiño Vello de Sousas, en Verín

Monterrei

OBRAS

Concluye la reforma de la obra en el Camiño Vello de Sousas, en Verín

La calle en la que se generó la polémica por la reforma del saneamiento.
photo_cameraLa calle en la que se generó la polémica por la reforma del saneamiento.

Un vecino acabó llevando al Concello al Juzgado por las deficiencias en la primera de las mejoras

El doble calvario originado por la ejecución de las obras de mejora del saneamiento y abastecimiento en la calle Camiño Vello de Sousas ha concluido. El Concello de Verín recibió en el día de ayer la certificación final de una actuación al que se vio obligado por la Administración de Justicia después de que el único afectado, Julio Pousada, acabase llevando al Contencioso al propio ayuntamiento acusándolo de dejación de funciones.

Termina así una lucha emprendida por el propietario de una tienda de molduras contra el consistorio local, después de que la finalización de las ejecuciones primigéneas concluyesen con defectos palpables que acababan por producir en los baños de su bajo comercial importantes inundaciones. Además, Pousada fue el azote del anterior alcalde, Juan Manuel Jiménez Morán -aunque también del actual, Gerardo Seoane-, que debió dar explicaciones -el primero de ellos- por la adjudicación de una obra que acabó por ocasionar notables desperfectos y que incluso llegó a la mesa del Ministerio Fiscal, al entender el demandante, Julio Pousada, que presuntamente se habían certificado cantidades superiores a las invertidas.


INFORMES EXTERNOS


El propio comerciante llegó a solicitar un perito independiente que emitió un informe en el que la cantidad de metros cuadrados pavimentados era, aparentemente y según ese técnico contratado por el afectado, inferior al que finalmente acabó siendo certificada.

Un informe de peritos ajenos al ayuntamiento definió las deficiencias y recomendó su reparación hace ya casi tres años, evaluando en cerca de 48.000 euros el coste de las obras necesarias para arreglar el mal estado de esas canalizaciones.

Julio Pousada, el afectado, declaró sentirse satisfecho después de casi 8 años de batalla tanto en la administración local como en los juzgados: "Non deixa de ser lamentable que se tivera que esperar tanto tempo para darlle solución a unha chapuza que se fixo no seu día. En todo caso, agardarei a que me chegue a min a certificación do que se acaba de facer para poder comprobar que desta vez si está feito o que se certificou", concluyó Pousada.


"PROBLEMA HERDADO QUE VÉN DE TER ARRANXO"


"Para esta administración é un verdadeiro descanso poder chegar a dicir que está todo rematado e que ese propietario non terá máis problemas no seu establecemento. Non debemos esquecer que pouco tempo despois de chegar ao goberno recibimos os primeiros escritos deste administrado e pronto nos puxemos a traballar en darlle unha solución. Nós mesmos solicitamos un informe técnico adicional ao que él nos presentou para contrastar que os seus requerimientos concordaban coa realidade", explica el teniente de alcalde y portavoz del Ejecutivo local, Diego Lourenzo. 

"Pero, -prosigue Lourenzo Moura-, os tempos son os que son e este home non nos deu moita marxe, case pouco despois acabou levando ao Concello aos tribunais, que lle acabaron por dar a razón, como non podería ser doutro xeito porque as súas reclamacións eran totalmente razonables", concluye Lourenzo.

Más en Monterrei