O Carballiño

La instalación de bolardos electrónicos evita la entrada de vehículos en zonas peatonales

O Carballiño

La Concejalía de Tráfico invierte 12.000 euros, que incluyen un semáforo en la avenida Vallellano

La instalación de bolardos electrónicos evita la entrada de vehículos en zonas peatonales

La entrada de vehículos intrusos en calles y plazas peatonales de Carballiño va a ser sometida a un mayor control con la instalación -iniciada ayerde bolardos que funcionan mediante un sistema electrónico de tarjeta y mando a distancia.
Trabajadores de la brigada municipal de obras de Carballiño procedieron en la mañana de ayer a la colocación de dos nuevos bolardos entre la calle peatonal de Perfectino Viéitez y la Plaza Mayor de la villa. Estos pivotes son el punto de partida de un programa de la Concejalía de Tráfico para un mayor control de la entrada de vehículos en las zonas destinadas al paseo de vecinos y visitantes.

Y es que la Policía Local detectó en los últimos meses el acceso indebido de automóviles a la citada calle Viéitez, ‘unhas veces aproveitando as horas reservadas ós transportistas para carga e descarga de mercadurías, e outras utilizando chaves duplicadas para retirar as cadeas que pechan a circulación’, según comentaron los agentes.

Garajes

Una situación que motivó quejas de los comerciantes y hosteleros, los mismos que propusieron hace 10 años al Concello carballiñés la peatonalización de este vial. El concejal de Tráfico, José Antonio Barge, indica que ‘os novos bolardos funcionarán ó traverso dun sistema electrónico, dirixidos por un mando a distancia que se lle vai facilitar a aquelas persoas que teñan dereito a gardar os seus coches en garaxes’.

La implantación de este sistema se ampliará en esta semana al acceso entre la avenida Conde Vallellano y la calle Viéitez, con dos bolardos; la entrada inferior de la Rúa do Paseo desde la Plaza dos Liborianos, con otros dos, y otros pivotes similares para cerrar el tránsito en la calle Margarita Taboada a partir de los garajes privados de las Galerías Magariños.

La Concejalía de Tráfico destinará un total de 12.000 euros a estas nuevas instalaciones, ‘incluindo a colocación dun semáforo para regular a circulación de vehículos e peóns no entronque da avenida Conde Vallellano co cruce entre as rúas Rosalía de Castro e Curros Enríquez, tal e como se acordou’, indica José Antonio Barge.

Cierre del barrio de Flores para su reforma urbanística

Las medidas impulsadas por la Concejalía de Tráfico con la colaboración del departamento municipal de Obras y Servicios Públicos también tendrán especial incidencia en el casco histórico de Flores. Un barrio que actualmente está siendo utilizado por los automovilistas como un ‘aparcamiento’ público en el centro de Carballiño, impidiendo en algunos tramos el paso a los peatones.

José Antonio Barge adelanta que ‘na baixada a Flores dende a rúa Caridade vanse colocar uns pivotes que subirán e baixarán mediante unha tarxeta electrónica para uso exclusivo dos veciños do barrio e dos distribuidores de mercadurías’. El cierre al tráfico también se ejecutará en los accesos desde las calles San Cibrán, Aquilino Sánchez y Alexandre Bóveda, también con bolardos.

Además, este plan favorecerá la inclusión de Flores en el programa de rehabilitación integral urbanística del casco histórico que promueve la Consellería de Vivenda e Solo. En este sentido, el alcalde, Carlos Montes, apunta que ‘estas áreas de rehabilitación, coma é o caso de Ribadavia, teñen que estar suxeitas a restriccións severas da circulación rodada’.