O Carballiño

La vigilancia policial frena
las ventas ilegales en la feria

O Carballiño

O CARBALLIÑO

La vigilancia policial frena
las ventas ilegales en la feria

Puestos ambulantes durante una de las ferias de Carballiño.
photo_cameraPuestos ambulantes durante una de las ferias de Carballiño.

Los agentes desarrollan un plan de seguridad con el control de ambulantes y de la circulación 

Un grupo de coordinación de la Policía Local trabaja en la elaboración de un plan de seguridad específico para los días de feria en Carballiño, que son el 16 y el 30 o 31 de cada mes. Para ello, seis agentes realizan desde hace cuatro meses un riguroso control del mercado ambulante con el fin de detectar posibles irregularidades para solucionarlas.

Este dispositivo especial ha informado a la Concejalía de Seguridad, a través de su propia Jefatura, sobre la existencia de puestos ambulantes, muchos de ellos "manteros", sin autorización municipal y también sobre la venta de marcas falsificadas. Otras irregularidades tienen que ver con la ocupación inadecuada del espacio que el Concello les ha asignado, y también con situaciones de riesgo para peatones y conductores debido a los cambios en la regulación vial que es necesario hacer, precisamente para mantener el mercado en el casco urbano, del que una parte está en el centro.

Desde que se ha puesto en marcha del dispositivo especial, los agentes apuntan que se han conseguido importantes logros como es el caso de los vendedores ilegales y también los de marcas falsificadas que a la vista del control exhaustivo de la Policía ya han desistido en su mayoría y no asisten a estas ferias. La Policía detectó pequeñas ventas como de ajos o paraguas y también a siete "manteros" en la primera feria que realizaron el control, procediendo también a incautar en torno a 60 pares de zapatillas de marcas falsificadas de uno de los puestos hace un mes, mientras que en otros casos han sido identificados los infractores. Asimismo, se han despejado las aceras ocupadas irregularmente y cada puesto ocupa el espacio por el que paga las tasas.

A partir de ahora, los agentes ponen en marcha la segunda parte del plan de seguridad, que tiene que ver con los peatones y vehículos, para lo que se realizarán algunos cambios, destacando la implantación del sentido único de circulación en la Avenida del Balneario y colocando señales en todas las calles ocupadas ya sea para prohibir el paso o advirtiendo a los peatones del peligro. También se le comunicará a las empresas de autobuses las alternativas que tienen para circular.

Los comerciantes, en general, consideran necesario el control. Gloria Cerdeira, piensa que los puestos deben continuar en el centro, porque "atraen gente y nos beneficia a todos, pero siempre con un control". Ana Reinoso se refería al plan de seguridad vial, opinando que "me parece bien, pero en la Praza Irmáns Prieto, deberían hacer control cada día". María José Novoa señalaba que "se nota que están vigilando, pero la verdad es que estos vendedores dan un poco de pena".

Más en O Carballiño