Ourense

Feijóo avanza que "habrá buenas noticias" para la hostelería ourensana

Ourense

Pandemia

Feijóo avanza que "habrá buenas noticias" para la hostelería ourensana

Dos mujeres charlan frente al bar Trampitán, en la Plaza Mayor de la ciudad, cerrado el pasado 7 de noviembre (MARTIÑO PINAL).
photo_camera Dos mujeres charlan frente al bar Trampitán, en la Plaza Mayor de la ciudad, cerrado el pasado 7 de noviembre (MARTIÑO PINAL).
La Xunta avanza un plan de desescalada para la hostelería gallega, con cuatro fases según la situación epidemiológica

A pocos días de cumplirse un mes desde la entrada en vigor del máximo nivel de restricciones en las siete ciudades gallegas y medio centenar de municipios, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, abre la puerta a la apertura de Ourense, Santiago y A Coruña. "Los datos avalan que puede haber noticias positivas para el sector de la hostelería en buena parte de Galicia a partir de este fin de semana", aseguró ayer en una visita a San Cibrao das Viñas. 

El comité clínico, presidido por Feijóo, se reunirá esta tarde, como es habitual, para valorar la situación epidemiológica de la comunidad, así como analizar la posibilidad de suavizar las medidas en aquellas zonas que registran menor incidencia. "Vemos que ciudades como Ourense y Santiago van bien, somos optimistas. Coruña, por su parte, también evoluciona de forma favorable", añadió, sin querer dar más detalles. 

En la misma línea, el conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, destacaba ayer la caída de las cifras de contagios en Santiago y Ourense: "Vemos un decremento que se mantén estable no tempo nestas áreas". La apertura de alguna de estas ciudades podría anunciarse hoy o el viernes, tras de la reunión del subcomité clínico. 

Posible cierre en el puente

Ante la cercanía del puente de la Constitución, Sanidade se plantea la posibilidad de cerrar la comunidad para evitar desplazamientos masivos. Comesaña asegura que, por ahora, es una medida que "está encima da mesa", pero no confirma que se llevará a cabo. "Decidirémolo en función da situación epidemiolóxica destes días", señaló. 

Aunque el conselleiro destaca la "estabilidad" en los datos de covid de la comunidad en los últimos días, asegura que la caída de contagios no es "homoxénea" en todos los municipios. "Temos situacións moi diversas, hai zonas en nivel 2 e concellos nos que houbo que incrementar as restriccións", apunta. Con respecto a la época navideña, recuerda que Galicia trabaja junto con el Ministerio y el resto de comunidades la fórmula más adecuada para unas fiestas seguras desde el punto de vista sanitario. 

En la provincia, Ourense, Barbadás, Pereiro y Xinzo encaran su cuarta semana bajo el máximo nivel de limitaciones de vida social y con la hostelería cerrada, mientras que Ribadavia afronta la tercera semana. Sanidade mantiene la vigilancia puesta en A Rúa y Petín, aunque la pasada semana la directora xeral de Saúde Pública, Carmen Durán, señalaba su "evolución favorable".

Los casos activos caen en la ciudad hasta los 125

La ciudad continúa a la baja en la cifra de casos activos. En la jornada de ayer eran 125 los contagios registrados, un número que no se repetía desde las primeras semanas de septiembre. La incidencia acumulada a 14 días es 109,28, lo que convierte a la ciudad en la segunda de Galicia con menor tasa de contagio (solo por detrás de Santiago, con 105,90). La tendencia también es favorable en el resto de municipios con máximo nivel de restricciones, donde la cifra de casos activos también cae. Xinzo registraba ayer 50 contagios (en el pico alcanzó los 83) y Ribadavia contabiliza 24 (el pico fue de 77).

La posible hoja de ruta de la vuelta de bares y restaurantes

Alfonso Rueda, vicepresidente primero de la Xunta, presentó ayer la hoja de ruta para la reapertura progresiva de la hostelería en las próximas semanas. "A intención é que estas fases poidan ir avanzándose durante o mes de decembro", aseguró Rueda. 

El proyecto plantea cuatro niveles de desescalada, con distintos horarios, aforos y grupos permitidos, según la situación epidemiológica de cada zona. 

La propuesta parte de la situación actual de los municipios con máximas restricciones –como la ciudad–, donde la hostelería solo está permitida para servicio de recogida o envío a domicilio. En la fase 1, la Xunta plantea la apertura de los negocios hasta las 17,00 horas, con aforo restringido al 30% en interiores y al 50% en terrazas y, en principio, solo para convivientes. 

En caso de mejorar, la zona pasaría a la fase 2, en el que el horario máximo llegaría hasta las 23,00 horas y el aforo sería el mismo, aunque estarían permitidas las reuniones de no convivientes, hasta un máximo de seis personas. En la fase 3, la Xunta propone incrementar al 50% el aforo en interiores y al 75% en las terrazas, mientras que en la cuarta fase plantea la posibilidad de no establecer límites de aforo.

Rueda aseguró que "será o comité clínico" los que fijarán los niveles para pasar de fase, en función de los indicadores epidemiológicos de los municipios. 

El vicepresidente se reunió ayer con los portavoces de las principales asociaciones hosteleras, a quienes explicó la hoja de ruta para las próximas semanas. Los hosteleros, tras escuchar la propuesta, pidieron que en la primera fase ya se permitan reuniones de personas no convivientes, aunque con un máximo de cuatro por cada grupo. Además, el sector pide a la Xunta que las medidas restrictivas se tomen "con precaución", y que se comuniquen "con antelación", una demanda reiterada desde el inicio de las restricciones en la comunidad.

Más en Ourense