VIVIR mejor

Los trucos para saber si un huevo está bueno o malo

VIVIR mejor

Gastronomía

Los trucos para saber si un huevo está bueno o malo

eggs-1510449_1280
Hay varias formas para comprobar si este producto está fresco o no, como la del envase con agua

El huevo es uno de los ingredientes más utilizados por los españoles. Tortillas, rebozados, postres son algunas de las elaboraciones gastronómicas en las que a diario se utiliza este producto. Sin embargo, es imprescindible tener en cuenta su conservación y su cuidado antes de consumirlo. Comprobar antes si está en buen estado y es óptimo para usarlo en la cocina es imprescindible para no llevarse un buen susto pero , ¿Cómo lo compruebo?

¿Cómo saber si está bueno o malo?

Según la OCU, pueden consumirse hasta en torno a 28 días después de su puesto pero para comprobarlo hay varios métodos. Uno de ellos consiste en meter el producto en un envase con agua y un 10% de sal. Según su reacción se puede saber si es posible su consumo o no. 

  • Si se hunde de forma rápida y por completo y queda en horizontal bajo el agua significa que esel huevo está en buen estado para su cocinado. 
  • Si se hunde a poca velocidad pero queda en el fondo y ladeado implica que ese huevo aún está para consumirse, pero que ya tiene tiempo y no tardará en estropearse.
  • Si no se hunde y flota significa que el huevo que hemos cogido está en mal estado y hay que tirarlo.

Según la OCU, también se puede comprobar el estado del huevo al abrirlo. Si desprende olor es que está en mal estado y lo mejor es tirarlo y usar otro. Además, para saber si es apto para su uso hay que comprobar la clara, que tiene que estar limpia, translúcida y gelatinosa. También en la yema, que si pierde consistencia y se desparrama, es que no está fresco. Por el contrario si éste se mantiene en el centro y compacta es que está en buen estado. Además, se recomienda no consumirlo si la cáscara está agrietada o si al agitarlo un poco hace ruido. 

¿Cómo conservar un huevo?

Aunque se pueden mantener a temperatura ambiente, lo aconsejable, según la OCU, es mantener los huevos que adquiramos  en el frigorífico hasta el momento de su consumo. Se recomienda, para evitar variaciones de temperatura,  sacar de la nevera solo aquellos que se van a consumir.